ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Es el voto


@|Es el voto que el alma pronuncia…

Dentro de unos días tendremos ocasión de ejercer lo que el Maestro Acuña de Figueroa predijo en su letra del Himno Nacional.

Sí, contra lo que muchos jóvenes creen – evidentemente por falta de la mínima enseñanza de los valores nacionales – que en los últimos años se ha pretendido distorsionar hacia una falaz educación cívica pretendiendo fundar el país a partir desde que apareciera el Frente Amplio y se dedicó a atacar a los partidos fundacionales, verdaderos y únicos creadores de la democracia de nuestro país.

La letra del himno habla como premonición de cuatro votos; las internas, las del próximo 27 de octubre, las del 24 de noviembre y por último las municipales…

Sí, ahora el alma se debe pronunciar, eligiendo con tino a quienes nos deberán representar en el Parlamento para que allí se discuta y se elaboren las leyes que verdaderamente hagan que nuestro país se proyecte al futuro.
No más manos de yeso, que únicamente promueven leyes para atender su clientelismo político, sin importarles las consecuencias que puedan traer aparejadas.

No más dirigentes políticos que han gobernado durante quince años y han buscado su beneficio personal, sin importarles los costos sociales que sus actos provocaron.

Recordemos al depositar el voto en la urna: el costo de cada litro de nafta o de cada kilo de supergás, gracias a que por años deberemos – los uruguayos y las uruguayas – pagar los ochocientos millones de dólares de pérdidas de Ancap generadas durante las presidencias del Ing. Daniel Martínez y del Sr. Raúl Sendic; o los trescientos millones de dólares que nos endosó el actual Ministro de Economía al garantizar por parte del Estado la compra de 7 aviones Bombardier por parte de una empresa privada, algo que un grado 5 de la Facultad de Ciencias Económicas no le recomendaría hacer a sus alumnos; o de los dichos de un expresidente recomendando no ponerse delante de las tanquetas manejadas por soldados venezolanos y que cuando se refiere a los soldados uruguayos vigilando las fronteras los trata de “carne con ojos”.

Recordemos con devoción algunas de la frases de nuestro prócer:
"La causa de los pueblos no admite la menor demora".
"Que los más infelices sean los más privilegiados".
"Nada podemos esperar si no es de nosotros mismos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas