ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Si vota al Frente...


@|...Ud. admite la corrupción, inseguridad y desempleo. 

Después de quince años de sufridos gobiernos progresistas, se aplica el dicho: los pingos se conocen en la cancha. 

En realidad, no son pingos sino que son asnos que con cantos de sirenas hábilmente han embaucado a una parte de los votantes, incomprensiblemente durante tres elecciones consecutivas. 

Los hechos han demostrado que cuando hay una economía favorable, cualquiera gobierna prometiendo beneficios insólitos y ese factor se dio en el primer gobierno de Tabaré Vázquez. Cuando el viento cambió de dirección y Mujica siguió despilfarrando dinero, ahí se complicó la situación y llegó al final de su período con un déficit fiscal nunca visto. 

Mujica y su barra montaron un Ministerio de Economía paralelo en la OPP y le pasaron la pelota por encima a Astori y sus discípulos. Éste en forma vergonzosa y servil, toleró esta situación a fin de que en el futuro el Pepe le diera su bendición para presentarse como candidato a la presidencia, considerando que ya había sido Ministro de Economía y Vicepresidente. 

La jugada le salió fallida, pues cuando ahora Astori quiso tener el apoyo del Pepe, éste le dio la espalda. Incluso en forma premeditada, Astori y Tabaré Vázquez (candidato a presidente) le mintieron en forma descarada a la población en la campaña para las elecciones del 2014. 

Lo más grave fue haber afirmado que no se iban a aumentar impuestos y fue lo que hicieron pero con un término más académico: consolidación fiscal. Con el único fin de ganar la elección prometieron cosas disparatadas y la única forma de solventarlo ha sido emitiendo deuda. Según muchos economistas a fin de año llegaremos a un 5% de déficit fiscal, con la posibilidad que nos bajen el grado inversor. 

La oposición alertó a la población que esto iba a suceder considerando el desastre económico que había dejado la administración Mujica. 

No sólo han dejado una bomba de tiempo en la economía, que seguramente explotará el próximo año, sino que desde el punto de vista social, nuestro país deja mucho que desear. 

Se han perdido valores y nuestra sociedad demuestra que la permisividad de estos gobiernos progresistas han creado un caos de convivencia. Una sociedad donde quienes no respetan las normas hacen lo que quieren sin tener consecuencias. A tal punto es el descontrol que en una audiencia judicial los delincuentes hicieron todo tipo de desmanes donde incluso una periodista fue agredida. 

Las calles de Montevideo parecen una cloaca, pues están llenas de vagabundos que hacen lo que quieren desde robar, insultar, agredir, hacer sus necesidades a la vista de todos y armar campamentos en todos los espacios públicos y privados. Esto, a pesar de que hay disposiciones que lo prohiben, y que Marina Arismendi parece desconocer. Su única función es desde el comité de base que tiene instalado en el Mides seguir teniendo votos cautivos con las dádivas que reparten entre las personas de menores recursos y que los asustan con perderlas si ellos no vuelven a gobernar. 

La única forma de evitar más engaños es educando a la gente. ¿Acaso alguien duda por qué quien está al frente de la educación, Wilson Netto, es un integrante del MPP? 

Esto nos demuestra que el Pepe no dijo la verdad cuando prometió en su discurso de asunción mejor educación. Era un verso para la tribuna, pues cuanto menos educada esté la gente mejor, así no les da por pensar. 

Han hecho acomodos de todo tipo y se han destapado infinidad de casos de corrupción y amiguismo y si no es más evidente es porque somos un país chico y hay poca plata para meterse en el bolsillo.

Cuando decida su voto para el último domingo de octubre no actúe en forma egoísta y piense que personajes como estos no pueden estar un minuto más al frente del país. Aproveche esta oportunidad que la democracia le otorga cada cinco años. Si lamentablemente vuelven a ganar quizás no tenga esa oportunidad nuevamente. Recuerde que ellos admiran regímenes como el de Venezuela y el de Cuba, pero ninguno emigra a esos paraísos dictatoriales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas