ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Violencia y más violencia

¿Qué futuro esperar?


@| Lamentablemente nos estamos acostumbrando a escuchar todos los días, en los medios de prensa, acerca de un nuevo femicidio, en cualquier punto del país. 

Lugares y localidades pocos nombrados, son ahora conocidos por que un hombre mató a una mujer, marcando a esa localidad por un hecho de sangre. 

Ciertamente todos los esfuerzos que podamos hacer como sociedad son bienvenidos; marchas, convocatorias, actos espontáneos, son una buena herramienta para sensibilizar a la población sobre estos hechos lamentables. 

Pero también sucede que no son suficientes; desde el Estado se hacen todo tipo de declaraciones rimbombantes, personalidades gubernamentales hacen acto de presencia, etc., pero hay que ir mucho más lejos, aplicar medidas verdaderamente duras. 

Muchas veces escuchamos que cierto individuo, pese a tener la famosa tobillera, igualmente termina cometiendo un delito, lo cual demuestra el poco valor que tiene por la vida ajena. 

Por otra parte, está la total falta de valores humanos que está atacando a nuestra sociedad. 

Recuerdo haber escuchado al actual primer mandatario, en su discurso de asunción en 2005, decir “vamos a combatir la delincuencia, pero mucho más vamos a combatir las causas que la provocan”, palabras mas, palabras menos. 

Fue así que inventaron el MIDES, y con este el famoso Plan de Emergencia, ahora Plan de Equidad. Evidentemente este plan no sirvió ni sirve en la actualidad, ya que hay muchos que lo reciben y que conforman el amplio espectro de los fuera de la ley. 

Hace poco escuché a la Profesora Ana Olivera decir que en algunos barrios complicados se bajó el nivel de pobreza, pero aún así hay quiénes siguen cometiendo delitos. Lo que pasa es que no se encaran estos temas con la verdadera firmeza que merecen; se hace todo a medias, se castiga a medias, se hacen leyes a medias, los discursos son a medias.

El tema es que si aplican castigos de verdad, temen perder una importante masa de votantes, ya que es en esos lugares complicados donde la fuerza de gobierno tiene sus principales baluartes. 

Es lamentable pero es así de real, son lugares donde la policía, el orden en definitiva, tiene que andar con pies de plomo. 

Mucho me preocupa ver que el deterioro va en crecimiento, que las autoridades tratan de dar explicaciones que no sirven para nada, tratando de “dar números” sobre los delitos que no convencen. 

Aspiro a que todo esto sea una etapa que pronto termine, por nuestros hijos, nuestras familias, por la sociedad toda, pero en tanto los que deben ponerse los pantalones no lo hacen, esto no va a llegar a tener un final feliz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º