ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Venezuela y Vázquez

Vergüenza ciudadana 


*|Como ciudadano del mejor país del mundo en cuanto se refiere a los conceptos de libertad, justicia y democracia en beneficio de un pueblo altamente feliz (es triste decirlo, pero comparémonos con el resto del planeta), considero que no puedo acallar mi voz, una vez más, manifestando la vergüenza que personalmente siento al pertenecer biológicamente a un gobierno cuyo presidente y la colectividad que los acompaña se encuentran entre los pocos (contados con los dedos de una mano) que siguen expresando estar incondicionalmente de acuerdo con el gobierno dictador y asesino (fundamentalmente de niños y mujeres) de la sufriente República de Venezuela (algo debe existir en la relación de ambos estados). 

Cómo puede comprenderse a nuestro indiferente Presidente, médico, especialista en oncología; cruel enfermedad que fundamentalmente está castigando a los niños por la escasez de los medicamentos apropiados, debido a la caprichosa e inhumana actitud de un gobierno que se niega a importar, para compensar las deudas contraídas por una deficitaria y dictadora administración que inclusive ha provocado la caída de su mayor riqueza como significa el petróleo y una inflación financiera, entendemos, casi de un 80%, si no más. 

Cómo puede comprenderse la indiferencia demostrada por docentes, estudiantes y jóvenes en general de nuestro país que por prisiones, torturas y asesinatos ha visto y siguen viendo caer en las calles a sus homólogos en Venezuela, por el sólo hecho de reclamar vivir en paz y democracia, como así ocurre en nuestro país. 

Porque en nuestro concepto no puede existir idealismo sano y justificado que pueda aplicarse a dichas actitudes... la paz, la libertad, la democracia, la salud y la sensibilidad humana... son eso, en su máxima expresión; si un pueblo busca lograr su felicidad, en el mundo no existen dos opiniones al respecto. ¡No lo podemos entender, acaso, así llanamente! La imagen gubernamental del Uruguay no parece ante el mundo que se encontrara sola, sin respaldo internacional ninguno, al demostrar notoriamente que no se ha manifestado públicamente, en ningún aspecto, ante los crueles hechos que están ocurriendo en Venezuela. 

Dónde está la sensibilidad de esta gente que reniegan de la heroica actitud que está llevando a cabo el Secretario Gral. de la OEA, Dr. Almagro (con quien no comulgo en materia política), con verdadero coraje en beneficio del sufriente pueblo venezolano. Lo que ha salvado, sin duda, nuestro prestigio como uruguayos, y de lo que se ha olvidado el Sr. Presidente, quien se olvida que aquí, en el Uruguay, descontándose un grupo del FA, todo el pueblo sufre junto a nuestros hermanos venezolanos. 

Acaso la referida colectividad (FA) y su Presidente han cambiado la razón de sus principios políticos, morales y humanos, ¿o aquellos conceptos contra la violencia aplicada a los estudiantes de nuestro país significaban sólo expresiones demagógicas para captar votos? Porque ante un mismo hecho sobre el estudiantado en Venezuela, en su defensa no se ha dicho ni una sola palabra por parte del FA y su similar Estado de Uruguay. 

¡No pueden existir dos opiniones distintas, dos conceptos ideológicos opuestos entre sí, si se tienen principios!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas