ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Vacunación en niños


@|En octubre de 2021, comenzó a difundirse la idea de que se estaba generando un aumento en el número de contagios en niños y que las escuelas se estaban convirtiendo en un centro de diseminación del virus.

Aparecieron en los medios médicos y autoridades del gobierno sosteniendo que antes los niños representaban un 6% de los contagios y hoy eran un 30% a causa de la cepa Delta, que resultaba más contagiosa y peligrosa para ellos.

Estas afirmaciones tuvieron dos consecuencias muy importantes.

La primera, es que la ANEP resolvió endurecer drásticamente los protocolos sanitarios en las escuelas, generando extensos ausentismos por cuarentenas y un cercenamiento general de las actividades de los niños y sus familias.

La segunda, comenzó a imponerse la idea de la necesidad de vacunar a los niños. Todo aquello que habíamos aprendido a lo largo de estos años sobre la poca incidencia que tenían los niños en la propagación del virus y el poco daño que les producía parecía haber cambiado. En los medios se decía que ahora los niños estaban provocando contagios entre adultos y que ellos a su vez estaban sufriendo consecuencias más severas al contraer la enfermedad.

Pero los números parecen decir otra cosa.

Es cierto que en la segunda mitad de 2021 hubo un aumento en la proporción de contagios en niños en relación al total de casos. Pero esto se explica porque luego de la campaña de vacunación los contagios en el resto de la población (mayores vacunados) disminuyeron drásticamente. Los números absolutos de contagios entre niños no cambiaron. Cambió el porcentaje relativo al total de contagios, debido a que los mayores se contagiaban mucho menos que antes.

En el mes de enero, cuando los niños representaban el 6% de la población contagiada, eran 351 niños menores de nueve en un total de 5592 casos. A fines de mayo, en la peor semana de la pandemia, los niños llegaron a ser un 10% con 2824 entre 28180 casos. Luego de la vacunación en mayores de doce, los contagios entre esta población se desplomaron y permanecieron en menos de 1000 hasta fin de año. Pero los casos en niños menores de nueve volvieron a ubicarse en el entorno de los 300 casos semanales como al comienzo del año, y así continuaron hasta diciembre. Por lo tanto, cuando en octubre los contagios en menores de 9 alcanzan el 25%, se trataba de 296 casos.

Entonces, si los casos en niños no aumentaron en números absolutos, ¿por qué se generó tanta alarma? ¿Por qué se empezó a hablar de porcentajes en lugar de números de casos como se hizo siempre?

Es cierto que habiendo menos casos entre adultos, no es incorrecto afirmar que los niños se contagian más porque ahora contraen el virus mediante otro niño y no por un adulto como sucedía antes. Pero ese no es el concepto que transmitían los medios de comunicación y las autoridades. Se instaló la idea de que había más niños enfermos y que estaban contagiando a más adultos por ser población “no vacunada”. Y esto no es cierto. Parecería que era necesario acomodar un poco el tablero antes de hablar de vacunar a los niños.

Que no se malinterprete, esto no es en contra de ninguna vacuna. Solo pienso que esta forma ambigua y engañosa de presentar los datos influenció fuertemente en la decisión de algunos padres de vacunar a sus hijos. Y no me parece justo. Los argumentos del MSP sobre la vacunación infantil han sido poco claros y contradictorios. En mi Twitter pueden ver un informe detallado sobre el tema: @ariadna_santini

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas