ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La utopía de mi tía


@| Quien suscribe tiene ahora 48 años, con 15 años desde la apertura democrática y todo lo que conlleva eso, el tener que definirse, ser parte de algo, todos éramos parte de algo, teníamos que definirnos políticamente.
Y empezábamos a informarnos, a enterarnos de lo que había pasado con la dictadura, a escuchar abiertamente los elogios de la revolución cubana, aparecían las boinas del Che, con pins de estrellas de 5 puntas, se hablaba de la “hazaña” de los tupamaros, a desalambrar se escuchaba y se cantaba con fuerza, y era lindo ser parte de los intelectuales, artistas, etc., que hablaban y se definían de “izquierda”, era lindo ser de izquierda; de arranque porque era contra tu padre y tu madre, a esa edad de rebeldía venía fenómeno.

Hablaba mucho con mi tía frenteamplista desde el 71 y mi abuelo Colorado, que decía que no quería cambiar de caballo a esta altura. Diálogos lindos, intercambios de ideas de diferentes edades.

La utopía de mi tía, hablaba de las desigualdades sociales, de la enseñanza lo mal que estaba y los gremios que querían reformar la Educación, de los desastres y acomodos durante años de Blancos y Colorados, y que con el Frente eso cambiaría; de América con Gobiernos de Izquierda.

¿Y ahora? ¿Qué hacemos con la “utopía de mi tía"?

Mi tía, la tía Mariana, Cacho frenteamplista de la Teja de siempre, las mellizas, Marcelo y cuántos más; todos conocemos a gente bien, muy buenas personas que creyeron en la “utopía” y tuvieron que ver a Seregni tratar de todas maneras de evitar la entrada de los tupas al Frente; tuvieron que ver a Chiflet renunciar por ser coherente con sus principios; tuvieron que ver a Astori, -que condujo la economía del país por casi 14 años- arrastrarse con el viejo Mujica para pedir su apoyo y fue manoseado y humillado públicamente; tuvieron que ver y mirar para otro lado con ASSE y los arreglos de las ambulancias; la mujer de Huidobro que cobraba con la empresa de limpieza más horas de las que tenía el día; tuvieron que ver a Bengoa procesado, gran recaudador de campaña; tuvieron que dejar que Lorenzo fuera procesado para tapar los desastres de Mujica; tuvieron que ser cómplices del desastre de PLUNA con un remate trucho incluido; tuvieron que ver como los sistemas Cooperativos dirigidos por “compañeros” financiados por el Fondes no funcionó ninguno; tuvieron que ver y no sabían que hacer por casi 2 años con Sendic y De León y el desastre de ANCAP; tuvieron que ver la decadencia de la educación en los últimos años tanto que algunos llegaron a decir que la reforma de Rama tan criticada por los gremios no fue tan mala; tuvieron que mandar a sus hijos a Colegios privados, universidades privadas tan criticados y siendo cosa de Burgueses; y cuantas cosas más para describir y escribir de las cosas en Uruguay.

Y también en América Latina tuvieron que ver y no saben cómo pararse ni que decir, de los gobiernos “amigos”, populistas, Brasil y la corrupción, Venezuela en dictadura, Bolivia que reforma la Constitución y no quieren dejar el Poder, la corrupción en Argentina con los gobiernos Kirchneristas, Nicaragua y la revolución de Daniel Ortega ahora siendo una feroz dictadura, etc.

Y lo peor que les paso es ver como el despilfarro de la plata del Estado sobre todo en el Gobierno de Mujica se derrochaba y los pobres que eran mantenidos se la gastaban, y en ese círculo a los que les fue mejor no es a los “socialistas populistas”, les fue mejor a los capitalistas, comerciantes, empresarios que se llenaron de plata con el consumismo de los pobres que siguen siendo igual de pobres y ya no se acuerdan como es ir a trabajar.
Y ahora más divididos que nunca como sociedad, ellos que tenían la “utopía” de que todo lo que venía era mejor se dieron cuenta, aunque “nunca” lo van a reconocer, que era igual o peor, ¿saben por qué? Porque ahora no tienen a donde irse, supuestamente estaban a la “izquierda”.

¿Se acuerdan del aviso en la tele de “Paradoja” y la corneta?, de Buscaglia, muy bueno e ingenioso, y ahora, con todo lo vivido, ¿cómo sería la paradoja?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas