ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El Uruguay que nos robaron


@|Quienes tenemos unos cuantos años, hoy valoramos con nostalgia el país que disfrutábamos previo a que el gobierno progresista llegara al poder.
Evidentemente, entre 1960 y 1985, soportamos un período muy duro. La izquierda gobernante se hace la distraída y considera que el período nefasto fue entre el 27/6/73 y el 1/3/85, cuando asumió el Dr. Sanguinetti. Se olvidan que el gobierno militar fue consecuencia de la demencia terrorista del MLN.

La izquierda justifica la aparición de estos asesinos mintiendo al decir que la dictadura comenzó en 1968, mientras que el MLN surgió en 1963. En ese momento teníamos un gobierno democrático que tuvo que apelar a leyes especiales que están comprendidas dentro de la Constitución, para combatir a estos clones del Che Guevara que querían establecer una nueva Cuba en Uruguay.

Tanto en Uruguay como en Argentina tenemos actitudes similares. Aquí en Uruguay tenemos al actual presidente que dice defender los derechos humanos y apenarse por los desaparecidos. Sin embargo, durante la dictadura obtuvo nombramientos en organismos públicos e hizo lucrativos negocios importando equipos oncológicos sin impuestos. Ahí no se acordaba de quienes eran torturados en los cuarteles. También tenemos a la CNT que junto al Partido Comunista apoyaron los Comunicados 4 y 7 de las FFAA que eran el preámbulo del golpe de Estado.

En la otra orilla, tanto Néstor Kirchner como su esposa, durante el gobierno militar, hicieron fabulosos negocios y durante su gobierno nombraron al General Milani como Comandante en Jefe del Ejército, el cual actualmente fue enviado a prisión por asesinatos y torturas durante el gobierno militar. Los familiares de desaparecidos acá y allá tienen poca memoria y los siguen votando.

La llegada del Frente Amplio al poder ha cambiado el estilo de vida de los uruguayos para peor. En la década del 60 y 70 el MLN no tenía ningún apoyo popular y hoy en base a mentiras son considerados héroes nacionales. Hemos caído tan bajo que se nombran institutos de enseñanza y plazas con nombres de estos terroristas. Tuvieron el caradurismo de festejar la semana pasada los 50 años de la Toma de Pando como algo histórico, sin acordarse de que allí fue asesinado Carlos Burgueño Rodríguez.

Nunca hubiéramos imaginado que llegaríamos al punto que tanto las maestras como los equipos médicos son agredidos y en alguno casos rapiñados, mientras cumplen con su trabajo. Tampoco observamos más a los montevideanos en las veredas de sus casas tomando mate y charlando con sus vecinos, como tampoco a los niños recorriendo en bicicleta su cuadra. Avísenle a Layera que vive en otro planeta.

El Frente se ufana de las miles de operaciones que se hicieron de los ojos, pero no dice que eso lo pagamos todos los uruguayos con los treinta millones de dólares que le perdonamos a Cuba de la deuda que tenía con el Uruguay.

En la educación estamos entre los últimos en Latinoamérica. Obviamente cuanto más ignorantes mejor, así los siguen votando para que les den la tarjeta del Mides.

La ciudad de Montevideo se ha convertido en una cloaca donde el lumpen ha ocupado el espacio público que antes disfrutaban los uruguayos. Esto con el consentimiento del Estado que no hace cumplir las normas vigentes.
No se deje engañar por Martínez, que las promesas que hace no las podrá cumplir pues los radicales no se lo permitirán. Recuerde cuando dijo que lo sucedido en la URSS había sido una vergüenza y un desastre tuvo que retractarse porque lo obligó el Partido Comunista.

Cuando emita su voto el último domingo de octubre, no lo haga por simpatía. Infórmese, lea y estudie de fuentes confiables y no crea que es una pérdida de tiempo pues de su decisión depende el futuro no sólo del país, sino de su familia.

Si el Frente sigue en el gobierno, quien sabe si podrá votar nuevamente.
Su único fin es seguir en el poder para desplumar al que labura y proteger al lumpen que lo vota en forma incondicional; total estos viven sin laburar con lo que los giles pagamos de impuestos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas