ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Uruguay fueros no, Brasil sí


@| La contradicción permanente de Mujica.
Un día sí y otro también el expresidente Mujica sorprende con nuevas disquisiciones. Ahora sale con los fueros parlamentarios y su desaparición, los mismos que pretendió utilizar con sus compañeros que negociaron con Venezuela. Desde su posición de pegar el grito y esconder la piedra omite su apoyo convalidado por la Sra. Lucia a Raúl Sendic en su gestión como presidente de Ancap y referente al título de licenciado. Intuyo que sus valores éticos no existen, cuando expresa a viva voz la inocencia de Lula, prescindiendo de investigaciones muy profundas de la justicia brasilera y especialmente omitiendo sus palabras sobre la compra de votos (corrupción) expresadas por su amigo Lula y repetidas como un chiste verosímil para la prensa internacional. Quizás su planteo de desafuero constitucional, podría ser extensivo a generar una responsabilidad complementaria para el ejecutivo (presidente) de que la culpa de no proceder a cuidar los dineros públicos como en el caso de (Ancap) lo hicieren responsable como al Sr. Sendic.  

Los remordimientos no existen para estos Sres. devenidos en políticos que fueron capaces de sustraer de los bolsillos del pueblo 1000 millones de dólares anualizados (para siempre) por actitud clientelista (empleados públicos nuevos) y dotación de nuevos vehículos para el estado. El estado más dilapidador de la historia uruguaya. Y en estos casos de gravedad inusitada ya que su financiación procede de los bolsillos (muy flacos) del trabajo, las jubilaciones, amas de casa. ¿Las responsabilidades solo deben expresarse en próximas elecciones nacionales? O al contar con las mayorías parlamentarias el pueblo debe sufrir el deterioro creciente de sus economías y no poder modificar los hechos a favor de defensa de su calidad de vida.

¿Hasta cuando el Sr. Mujica va a hacer como el tero, grita aquí y hace lo contrario allá. Los fueros que él dice no defender y se deben quitar, son los mismos fueros que él y Topolanski defienden para tratar de salvar al amigo expresidente Lula (presidencia de Brasil). Ha llegado el momento desde el pueblo, de desenmascarar la farsa permanente que está destruyendo los valores tradicionales de la República Oriental del Uruguay. Necesitamos políticos que le brinden a la sociedad toda la posibilidad de encontrar un destino basado en los esfuerzos personales y con un estado responsable de proteger los dineros vertidos desde la lucha cotidiana de los uruguayos y no salvadores de la patria (país de primera) generadores de la mayor angustia y desprotección sin duda alguna del siglo 21.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas