ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Tránsito en Mvd


@| Conocí Río de Janeiro hace unos 50 años. En aquel entonces la rambla de Copacabana era más estrecha que la nuestra, hoy es, cuatro veces más amplia. Ir de Copacabana al centro de la ciudad llevaba un tiempo indeterminado pero que, según el medio, podía ser de una hora o más; hoy hay un subterráneo que cubre esa misma distancia en aproximadamente 15 minutos. Río de Janeiro es conocida por sus bellezas naturales, nunca escuché que fuera un modelo urbanístico ni que fuera ejemplo de progreso en ese sentido; los ejemplos que mencioné, supongo, fueron obras mínimas que la ciudad encaró so pena de colapsar.

Cuando una ciudad vive una explosión de crecimiento en su parque automotor su gobierno tiene dos opciones, o encara inversiones básicas en infraestructura vial o le declara la guerra a los automovilistas. La IMM optó por la segunda, la más fácil. Es así que, con un desusado despliegue de recursos (financieros y tecnológicos) y con orgullo digno de mejor causa nos anuncian las medidas dispuestas para perseguir infractores. Sin ningún rubor nos dicen que la idea no es recaudar (aunque las decenas de millones de dólares que reportan el incremento de multas no vienen nada mal) sino que la finalidad es que los ciudadanos dejen de usar el auto para ir al centro, como si hubiera alternativas razonables. Tienen la autoridad legal para hacerlo, no así autoridad moral. El día que pongan a disposición de los montevideanos un transporte público cómodo, limpio seguro y eficiente, la tendrán, antes no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º