ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La traición presidencial


@|El “compañero” presidente Tabaré Vázquez ha demostrado en reiteradas oportunidades ser una mala persona. Pero esta vez, y a raíz de las ya famosas actas del Tribunal de Honor del Ejército (¿Tribunal de Honor?), se le fue la mano, cuando le pidió la renuncia al frente del Ministerio de Defensa Nacional al ahora fallecido Jorge Menéndez.

El Presidente tendría que explicarnos a todos los uruguayos, porqué le pidió la renuncia, diciéndonos cuál fue el error político o administrativo tan grave cometido por el entonces Ministro.

Hasta donde sabemos, cuando Menéndez tomó conocimiento del contenido de las actas, se lo informó al Presidente, y éste le dio instrucciones precisas para que le trasladara el tema al Secretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma. El mismo que mintió cuando dijo que no había existido la reunión de Menéndez con él, y con dos abogados del Ministerio, y que luego tuvo que reconocer que sí existió dicha reunión. Menéndez fue muy claro en su carta de renuncia, cuando dijo que “el expediente fue dejado en Presidencia de la República para su análisis, estudio y evaluación”. Posteriormente, se tomó una licencia médica.

Después del fallecimiento de Menéndez, su familia, con mucha dignidad, rechazó los Honores de Estado ofrecidos. Creo que eso dice mucho.

Tenemos un Presidente que no lee lo que firma, aún cuando el tema sea realmente importante. Y aparentemente, no está muy bien rodeado y asesorado. Hay un Secretario que recibe una orden superior, y después hace lo que quiere (o tal vez, lo que le indicaba el protocolo, pero debió informar a su superior. ¿Lo habrá hecho?). O directamente nos están mintiendo. ¿Será que en Presidencia hay por lo menos dos personas que recurren a la mentira cuando es necesario?

Por otra parte, el contenido de las actas revela más cosas que las confesadas por Gavazzo, sobre el destino final del militante de izquierda Roberto Gomensoro. También se dice que Vázquez, en su primera presidencia, pidió saber el destino de los restos de los desaparecidos, pero no los nombres de los culpables de dichas desapariciones. Y dice también, que para el Presidente, el tema de los derechos humanos se saldaba con la aplicación del artículo 4 de la Ley de Caducidad, para algunos casos particulares, no para todos. Es decir, que el compromiso de Vázquez con la verdad es muy limitado. Y que su compromiso con la Justicia, es nulo. Y decepciona mucho.

¿Qué hubieran dicho desde el Frente Amplio si todo lo que pasó hubiera ocurrido durante un gobierno blanco o colorado? ¿Hubieran respaldado al presidente de turno? Creo saber la respuesta.

Vázquez ha dicho que él asume toda la responsabilidad política del asunto (¿Ante quién?) y que está a disposición de la Justicia.

La Justicia podrá, en todo caso, determinar si el Presidente incurrió en alguna falta o en algún delito, pero no puede determinar responsabilidades políticas. Se me ocurre, que una forma de determinar dicha responsabilidad, es mediante un juicio político, que debería llevar adelante el Parlamento.

Fui militante y votante del Frente Amplio, y hasta convencí a más de una persona para que votara a la que yo creía una fuerza de izquierda, comprometida, entre otras cosas, con la verdad y con la justicia. Pero decepcionado con muchas de las cosas realizadas durante los gobiernos de Vázquez y de Mujica, que contaron con la complicidad de la fuerza política, no me queda más remedio que tomar otro camino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas