ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El tiro por la culata


@|El país después del acto eleccionario ha quedado dividido en dos partes bien definidas.

La Coalición Multicolor ganó sin sobrarle mucho. Cuando en lo que sea, se gana por escaso margen, el perdidoso queda “con la sangre en el ojo”.
Ahora bien, hay un dicho popular que hay que tener en cuenta: “el que se calienta pierde”.

Eso lo tienen que tener en cuenta, más que nadie, los líderes de los que hoy son oposición.

Los seguidores los miran, y se sabe que abajo la pirámide se ensancha, todo se amplifica, la radicalización es mayor. La brecha se agranda. Se incentiva el resentimiento. La convivencia es más difícil.

¿Hasta qué punto le conviene a la oposición, hacer de la crítica un ejercicio? ¿Hasta qué punto es conveniente que todas aquellas figuras notorias salgan mancomunadas a declarar en contra de lo que sea, o bien interpretando para mal palabra por palabra y hasta las comas de lo que diga el oficialismo?

Da la impresión que ninguna de esas figuras notorias quieren perder pie dentro de su propio partido y de ninguna manera quedar rezagadas a la hora de criticar. Aquí estoy yo “Fulano de tal” miren que todavía existo y opino sobre esto y lo otro, parece ser la intención subyacente.

Algunos han comprendido más que otros que si perdieron, las culpas están dentro de su coalición. Culpas compartidas. Otros parecen echarle el fardo a la baja militancia o a los errores de fulano o mengano en la campaña.

Eso no es hacer autocrítica. Es más, por las actitudes que se ven, hasta ahora no la hubo.

Hay de todo, justo es decirlo, algunos (los menos) quieren bajar la pelota al piso. Hay otros que al estilo "Murro", acometen contra todo lo que se mueve del otro lado, incluso con un lenguaje burdo, pueril y arcaico. Esa no es la forma.

En Montevideo, la cosa está difícil. Hay que explicarles una y otra vez a los encrespados (como si fueran niños) que aquí no hay un partido único. Hacerles comprender algo tan simple como que la mayoría votó a otro y pueden volver al poder si la ciudadanía así lo decide.

Cuidado con hablar, día a día, solo por el hecho de hablar, solo por el hecho de “estar en el candelero”.

Esa crítica mediática, diaria, recurrente, que parece haber decidido la cúpula opositora me hace acordar a un partido de fútbol en el que un equipo marca y marca, tirando siempre la pelota “al óbol” y carece de creación. Eso no es otra cosa que subestimar a la gente.

El tiro puede salir por la culata.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas