ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Los tiempos cambian

Las ideologías



@| Sin duda los tiempos cambian, como también las ideologías y para ello vamos a encontrar numerosos ejemplos que así lo confirman.
Pensar que se lleve a cabo un mundial de fútbol en Rusia, es algo que hace algunos años resultaría prácticamente impensable, dadas las realidades políticas predominantes.

Es que los cambios que hoy se observan en los ex-países de la llamada “cortina de hierro”, son realmente notables y verdaderamente progresistas. Nada que ver con los progresismos que se intentan llevar a cabo en América Latina, que vienen siendo un fracaso tras otro.

Pero volviendo a lo deportivo no puedo dejar escapar las carreras de fórmula 1, un deporte para países capitalistas, pero que hoy resulta atractivo por todo lo que supone su organización, además de las ganancias que deja para el país anfitrión.

Por estos lares debemos ponernos contentos que vamos a recibir a la fórmula E, en Punta del Este, pero eso no significa un adelanto de modernismo, simplemente es una atracción para captar turismo.

El mundial de fútbol en Rusia demuestra además un cambio de mentalidad respecto de pensamientos caducos, es decir, que las viejas ideologías ya no corren, que hoy predomina la globalización, un mundo donde Marx, Engel, Lenín y el Che Guevara ya no tiene cabida.

Evidentemente Uruguay no escapa a esta dinámica; por un lado, el estado viene haciendo esfuerzos por modernizarse, pero otro, la estructura izquierdista hace todo el esfuerzo para mantener ideas arcaicas, que se contraponen de punta a punta con las corrientes modernas que se agitan en casi todos los continentes (debemos exceptuar algunos países de medio oriente, por sus políticas extremistas).

Quiero pensar que en un futuro no muy lejano, todo pueda volver a la normalidad, aunque ciertamente eso signifique una labor muy ardua, principalmente por el desastre institucional y de valores que va a dejar como legado el Frente Amplio (bien estrecho de mente, por cierto).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
volver a todas las cartas