ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Terrorismo político


@|El FA anuncia que dará batalla al plebiscito de Larrañaga.

Cuando un grupo político al poder y en el ejercicio de la supuesta representación de la voluntad del pueblo, ataca propuestas de otros sectores políticos que son respaldadas por las decisiones del soberano, se convierte en ese momento en un tirano, se transforma en una amenaza para el pueblo, se posiciona como un traidor a la democracia y deja de ser representante del pueblo para privilegiar sus propios intereses corporativos.

Cuando se atenta contra la seguridad, el derecho, las garantías individuales, se atropella la Constitución, se divide una sociedad y su marcha es contra todo y contra todos escrachando ciudadanos oficialmente como jamás se vio en la región, entonces estaremos habilitados para acuñar el concepto de terrorismo político.

Cuando el FA festeja sus “éxitos” está en realidad festejando el fracaso de todo un país y cuando se enfrenta contra la oposición lo hace contra la mitad de los uruguayos que la eligieron en las urnas.

Cuando el FA crítica a Bolsonaro y amenaza, con máxima torpeza en el manejo de las relaciones internacionales, con romper relaciones diplomáticas con Brasil, está destilando dos tóxicos. Uno, creerse el propietario de la soberanía del país y el otro, plantearlo como forma de suicidio económico en nombre del progresismo retrógrado.

Cuando el FA desoyó al pueblo y derogó la ley de caducidad, lo hizo en el ejercicio del poder político autoritario y no en honor del poder soberano.
Cuando el FA impuso el IRPF a los jubilados disfrazándolo de IASS, atentó contra la Constitución y contra el bienestar de muchos uruguayos que debieran gozar de un retiro laboral digno conforme la carta magna.

El FA le dio la espalda al pueblo desde marzo 2005, tomando decisiones que favorecían a sus amigos y amigotes, a sus clientes y a sus corruptos, tanto de acá como de allá; y más allá a la distancia, reconfigurando la sociedad en sus pobres como fuente de votos, clase media como fuente de activos y clase alta como fuente de capital y blanco de las ciegas hordas sindicales.

El FA está rodeado, una sociedad que parece estar hastiada de tanto hostigamiento político; Macri por el oeste, más allá Piñera, Bolsonaro por el noreste, Abdo Benítez al norte y solo le queda una devastada y detonada Venezuela y una Cuba virando al centro que no acepta el matrimonio homosexual.

La mesa parece estar pronta, pero el resultado de octubre depende pura y exclusivamente de los partidos fundacionales y de los de alcance parlamentario, los que deben decidir contrarreloj en formar un frente democrático...

De lo contrario, serán otra vez los responsables de la persistencia de la tiranía del FA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas