ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Taxímetros perjudicados?


@| Hoy jueves El País publica un extenso artículo titulado “La Suprema Corte decide si Uber y otras plataformas dejan de operar”, y dentro de ese artículo, en un recuadro, se citan palabras del Dr. Juan Andrés Ramírez, quien dice, refiriéndose a Uber y la tarifa dinámica, “el taxista es siempre el perjudicado”.

Discrepo totalmente con esa expresión del Dr. Ramírez. El perjudicado siempre lo ha sido y lo es, el usuario. Antes de la aparición de Uber y otras plataformas, a ciertas horas o días de lluvia era imposible conseguir un taxi libre en la calle; el 141 no respondía; uno esperaba la llegada de un taxi solicitado y adjudicado por teléfono y muchas veces cancelaban el viaje y uno quedaba esperando inútilmente, llegando tarde a trabajar o perdiendo una cita con el médico. Era notoria la escasez de taxis pero, eso sí, la Patronal se oponía tenazmente a que se otorgaran nuevas chapas por parte de la IMM. No solo éramos rehenes de esa situación de falta de taxis, sino también del malhumor de algunos taxistas, de la incomodidad de la mampara, de la mugre de algunos vehículos, de vehículos totalmente inadecuados por sus dimensiones para el servicio, de que el conductor tomara por donde se le ocurría alargando innecesariamente el viaje, del “no tengo cambio”, de la prepotencia exigiendo una propina, etc. Apareció Uber y otras aplicaciones y la situación cambió radicalmente, beneficiando a miles de usuarios que por necesidad o comodidad utilizamos taxi o Uber. Es verdad que a veces molestaba la tarifa dinámica aplicada por Uber en algunas circunstancias, pero al menos se conseguía un vehículo. Luego, hace ya varios meses, la IMM cerró el registro de conductores para esas plataformas y fue notorio el incremento de la tarifa dinámica en muchas circunstancias, tarifa muchas veces abusiva, llegando a triplicar la tarifa normal. Pero había un cierto equilibrio, al menos, cuando subía excesivamente la tarifa, uno tenía la opción de tomar un taxi. Pero sobre las pasadas tradicionales fiestas sufrimos un paro de taxis, teníamos Uber, pero con esas elevadas tarifas. ¿Quién fue el perjudicado? El usuario, como siempre. Taxis no había y si uno necesitaba trasladarse en Uber debía pagar una fortuna.

Ahora leo hoy que la Suprema Corte tiene en sus manos el funcionamiento de Uber y otras plataformas. Sería un atraso que decidiera que dejen de operar, sería volver a la prehistoria, a la prepotencia, a una posición dominante de una patronal que siempre nos tuvo a los usuarios de rehenes. Y bienvenida sea la anunciada apertura del registro por parte de la IMM, contribuirá a un más sano equilibrio de las tarifas y a que los miles de usuarios que dependemos de un vehículo de alquiler, sea taxi, Uber u otra plataforma similar, no seamos rehenes de nadie.

Y una sugerencia final: ya que tantas encuestas se realizan en este momento, por qué no realizar una encuesta seria, planteada entre los usuarios montevideanos, para ver que opinan del tema: ¿volver a la época de las cavernas y la prepotencia o no?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas