ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El Solís Chico amenazado


@| De la ciudad al campo, sí, suele ser al revés y bien lo sabemos. Pero a veces algunos nos deslumbramos por la simpleza de respirar aire fresco y disfrutar ese olor a pasto mojado por el rocío de las mañanas.

Acostumbrados al ruido de la ciudad y a ir contra el reloj de actividad en actividad, no nos dábamos cuenta de que vivíamos en un mundo sin pausas. Y fue así, hasta que un día sin buscarlo nos llegó la oportunidad de darle un giro a nuestras vidas. Descubrimos casi por casualidad, lo que sería nuestro cable a tierra. Tan cerca de la capital y tan alejado de todo. A orillas de un arroyo quieto que se tornaba gigante tras las lluvias, que crecía de manera increíble y volvía a su cauce cuando regresaba la calma. Entendimos que la perfección estaba allí, en lo simple de las cosas, todo encajaba claramente en su sitio. Apostamos por el futuro de nuestros hijos, por lo natural, por esos veranos en que las risas de tantos que acampaban en las costas del arroyo nos llegaban a través del viento. Fuimos contra la corriente, escapándonos del caos, de los horarios de oficina, de los mil y un compromisos.  

Agua limpia, playa a pocos kilómetros, tierras fértiles, una cañada, ¿qué más se podía pedir? Frutales, la quinta propia, nada parecía opacar esa calma. Pero lo inesperado sucedió. Lejos de haber aprendido de las terribles experiencias que tuvimos con varios cauces de agua en otros tiempos, se vuelven a cometer los mismos errores. ¿Quién podía imaginar que en el siglo XXI se pudiera pensar que es una buena idea instalar un basurero municipal cerca de un arroyo? Ningún lugar parece “adecuado” y es claro que necesitamos uno, pero, ¿próximo a un arroyo? Tal es la situación que se vive hoy y se quiere implementar a metros del Arroyo Solís Chico, que desemboca en el Río de la Plata y alimenta las aguas de las playas de Parque del Plata y La Floresta, por ejemplo. En tierras con aptitud agrícola ganadera y partes inundables.

El futuro ahora no parece tan claro, la decepción se respira en el ambiente y el sueño que nos trajo un día parece estar desvaneciéndose. El campo ya no parece tan alejado de la ciudad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º