ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Socorro 911


@|Se han dado una serie de situaciones donde este sistema falla. Necesita más gente o cambios.

Hace aproximadamente un mes hubo un accidente en el puente angosto de Riachuelo, Ruta 1, a unos 15 kilómetros de Colonia. La preferencia de paso la tiene quien va para Montevideo. Un ómnibus interdepartamental que une esta ciudad con la capital se tiró a pasar cuando la preferencia la tenía el auto que viajaba hacia Montevideo. El auto, al ver esa mole que se le venía arriba frena en la cabecera del puente y otro auto que venía detrás lo chocó. Como consecuencia, el ómnibus quedó arriba del puente y los dos autos chocados en la cabecera del mismo. Tránsito trancado un domingo, tanto para Montevideo como para Colonia, tremendas filas y una persona herida en uno de los autos. 

Policía Caminera nada, ni enterada, policía de Colonia nada y ambulancia menos. 
Llamo al 911, ya que todo está unificado, y debo esperar. Cuando atiende la telefonista aún no había recibido ningún pedido de emergencia. 
De primera le digo lo que pasa: lugar, hora, kilómetro, que hay un herido y comienza a hacer preguntas fuera de lugar. 
Al final le solicito que haga algo urgente y le corto.
A la hora aparece una moto de la policía de Colonia. La persona herida, no grave, había sido asistida por gente del lugar, si hubiese sido de vida o muerte la persona fallece. Comienza a movilizarse el tránsito desviándose de un lado y de otro.

El segundo caso. El lunes, un familiar se encontraba en la zona del Cerro caminando, cuando al pasar por una Agroquímica, de repente llegan 4 personas en un auto, se bajan con palos y comienzan a golpear al dueño. Nadie hacía nada, todos miraban y mi familiar llama al 911. En esta situación también demora en atender. Se le explica a la telefonista lo que estaba ocurriendo y le pide que mande un móvil ya que iban a matar a golpes a esta persona.

Y otra vez pregunta: “¿Ud. dónde está? ¿Qué auto es y qué color tiene? ¿Cuánta gente bajó? ¿Tenían armas?”.
Era tan largo el diálogo que les pidió un móvil y les cortó. A todo esto, los maleantes se fueron, no se sabe si robaron o era un ajuste de cuentas. Ni los vecinos fueron a ver; y todo volvió a la normalidad. Apareció un patrullero, pero se desconoce qué pasó con el comerciante. Pensar que muy cerca de allí hay una seccional grande apostada en Ruta 1 y Santín C. Rossi.
Como broche de oro, en esa noche a un ómnibus de Buquebus frente a esta seccional y el lugar tapado de cámaras, una piedra perdida destrozó un vidrio de costado, por suerte sin heridos. 

Vamos mal; así la gente actúa por mano propia o no hace nada.
Si el servicio funciona mal, ¿quién puede tener confianza? Falla el Estado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas