ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Situación actual

Camino al infierno


@|Poco a poco, este Uruguay se ha ido transformando. 

Inseguridad en aumento, educación en deterioro, sociedad devastada, marginalidad en aumento... etc. 

Una sociedad que perdió cultura, educación, normas de moral, buenas costumbres, ideales y sueños... 

Poco a poco, vemos cómo se agranda la clase baja socioeconómica, cómo nos va envolviendo, cómo nos van cercando las nuevas generaciones con malas costumbres, con otro léxico, con otros o mejor dicho sin valores, ni sueños, ni nada... 

No nos damos cuenta, o no nos queremos dar cuenta, evadiéndolos, cercando nuestros hogares, yendo cada día más en busca de lugares más alejados, ya sea en materia de centros educativos, como en los pocos barrios para poder vivir y no verlos, hasta eligiendo esos pocos balnearios en los que aún no ha podido llegar. 

Pero evadir no es solucionar, ya que llegará un momento en que ya no podremos circular por nuestro país sin que nos intercedan el paso, robándonos en un semáforo, ingresando a nuestros hogares, copando los shoppings, asesinando, traficando, etc. 

Las medidas que se han tomado, o querido tomar en estos años, no han servido de nada para estas nuevas generaciones que viven el día a día, con la mera finalidad de drogarse, cueste lo que cueste, invertir en championes y gorras de marca y nada más... 

Legalizar el cannabis fue un acto de política internacional aplaudido por turistas canábicos, por países nórdicos, pero que no saben que somos diferentes, que aquí la droga lleva a matar por una dosis, a robar armado a un kiosco. 

Seguimos siendo país de tráfico y de venta, consumo, etc., quienes nos están matando no son los que se registran en las farmacias, sino que son y serán los que acceden a esas miles y miles de bocas que hay en todo el país. 

La falta de trabajo para la clase baja, la falta de mano de obra, las políticas de ayuda económica a los “pobres”, los planes sociales, han inflado esta capa de la sociedad que fue tomando malas costumbres.

Ellos mandan, la justicia se doblega, los honorables ciudadanos nada pueden hacer, la policía tampoco, y el fin es predecible. 

En todo el mundo pasa, aquí también, que las clases medias y altas analizan y diseñan una familia estable, posible de “bancar”, por lo que planean los hijos a tener, llevando un promedio de 1.7 aproximado. 

Pero la bola de nieve, viene desde esa marginalidad, en donde nunca se planeó nada, menos la cantidad de hijos. 

Por ende, esta bola de nieve que crece a ritmo súper acelerado, un día nos va a matar, nos va a ganar, nos va a aplastar. 

Quien se anime a hacer una proyección profesional, seria, llegará a datos alarmantes, o más bien diría terrorífica. 

Este país se va a la ruina social, educacional y por consecuencia económica.
Las clases bajas, los nuevos “pobres” serán mayoría, nadie los podrá detener, irán transformando el país desde todo punto de vista. 

La culpa no es de ellos mismos, la culpa es de las políticas de Estado que hicieron “la vista gorda”, que nunca tomaron acciones directas para detener esta ola. 

El Uruguay tranquilo, educado, honesto, humilde, responsable, discreto, serio, se está terminando y en forma súper acelerada. 

No haber hecho nada podrá haber servido para imágenes políticas, pero en unos años nos pesará a todos y en todos los ámbitos. 

Todos perderemos...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas