ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Sindicatos en Uruguay


*|Parece que un informe realizado en Estados Unidos alerta sobre el poder de los sindicatos en Uruguay y que serían particularmente agresivos.
La verdad es que no me sorprende. Yo creo que el sindicato es una herramienta que puede ser muy positiva para el trabajador, pero cuando es bien aplicada. Lamentablemente, la gestión de los sindicatos en nuestro país ha dado un resultado negativo.

Primero haría una diferencia en lo que son los sindicatos de las empresas estatales y los de las empresas privadas.

En cuanto al Estado, es muy fácil negociar con el dinero de todos. Las empresas del Estado las mantenemos todos y es casi imposible fundirlas, aunque por poco pasó con Ancap, ¿se acuerdan? En el caso de las empresas privadas es otro cantar.

En la mayoría de los casos cuando hay huelga o paro, ha sido porque han despedido a un obrero, según ellos injustificadamente, y después nos terminamos enterando que es por causa de alguna irregularidad que cometió. Uno de los últimos casos creo que fue el de Friopan, donde pudimos observar el estado lamentable en que dejaron el lugar.

Anécdotas hay muchas y siempre con resultados negativos.

Y ni hablemos cuando se les ocurre a los trabajadores ser ellos los emprendedores... El Fondes, un fracaso total, con deudas y más deudas... En fin, un desastre.

El informe norteamericano dice que el movimiento obrero en nuestro país es dominante, los impuestos a pagar son muy altos y hay bajos márgenes de ganancias. Por cierto, no muy esperanzador...

Si bien habla de cosas positivas también, como que Uruguay es “un país fiscalmente transparente”; “no se discrimina a los extranjeros”; “no han identificado a la corrupción como un obstáculo para la inversión”; creo que en cuanto a los sindicatos estamos en el debe.

Por lo tanto, ¿qué podemos esperar de la gestión sindical en nuestro país?
Saque Ud. conclusiones...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas