ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Seguridad nuclear


Vivimos en una sociedad y, más ampliamente, en una región donde la seguridad es un tema que está en la agenda de todos los presidentes y autoridades competentes.

Sin embargo, no se habla de la seguridad nuclear y radiológica. Para muchas personas, ello parecería algo lejano y un poco fantasioso.
Sin embargo, es todo lo contrario. En el mundo ha habido casos de frustrados usos de material nuclear con fines terroristas.

Y en cuanto a la seguridad radiológica, es imprescindible redoblar esfuerzos en su consideración, estudio y acción, sobre todo con los movimientos que están teniendo lugar en varios países de América del Sur, que no parecen ser ocasionados solamente por temas internos.
Recordemos que casi no hay países que no tengan hospitales con algún equipo o fuente radiactiva en su interior.

También destaquemos que en Estados Unidos se pierden alrededor de 200 fuentes radiactivas al año, en su mayor parte de usos médicos. Estas pasan a ser “fuentes huérfanas" o sea aquellas que nunca tuvieron control regulatorio, o que lo perdieron.

Estas fuentes son un peligro potencial ya que con ellas se puede fabricar la que se conoce como “dirty bomb" y causar efectos catastróficos para un país.

A ello debemos sumar el tema del tráfico ilícito de material radiactivo, que ha habido y hay muchos casos en el mundo.

El Organismo Internacional de Energía Atómica lleva un registro, pero la realidad de casos supera en mucho las cifras del mismo.

Si recordamos el elevado número de accidentes con fuentes radiactivas huérfanas que ha habido alrededor del mundo, destacándose el de Goiania, Goiás en Brasil, en el año 1987, que ocasionó 4 muertos, 22 heridos graves, varias toneladas de desechos radiactivos, así como los efectos económicos y sociales que conllevó, nos podremos imaginar qué sucedería si fuese hecho con intencionalidad.

En Uruguay ha habido varios casos de fuentes huérfanas. Tenemos muy presente la labor que en esta materia lleva a cabo el Organismo Internacional de Energía Atómica. Sin embargo, creemos que debería ser reforzada por trabajos hemisferios conjuntos, tal como lo he planteado en un artículo publicado en la Revista de la FAS( Federation of American Scientists) así como en mis conferencias en ocasión del Congreso de la International Nuclear Law Association, llevado a cabo en el Palacio San Martín, Buenos Aires, 2014, en el Centro de Estudios Nucleares La Reina, Santiago de Chile, 2015, en la Universidad de Columbia, Nueva York, 2015, en la Nuclear Regulatory Commission, Washington DC, 2016, y en la OEA, Washington DC, 2016 , donde presenté un proyecto al respecto.

No esperemos a que suceda, para reforzar las medidas y crear mecanismos continentales..

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
volver a todas las cartas