ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El saqueo, segunda parte


@| Uno observa lo sucedido en las elecciones PASO de la Argentina y se da cuenta que la gente votó con el estómago y no con la cabeza. Parece no importar que los Kirchner y su gavilla de delincuentes, se hayan robado todo lo que pudieron, dejando el país al borde del precipicio y que el gobierno de Macri no supo enfrentar la herencia maldita. Las cifras de pobreza no se publicaban, debido a que el Ministro Kicillof decía que eso estigmatizaba a la gente. Tengamos en cuenta que los datos de inflación no se conocían y que la máquina de imprimir billetes estaba funcionando las 24 horas. Para mantener los precios controlados, el Secretario de Comercio, Guillermo Moreno citaba a los empresarios a una reunión y su método para que cumplieran con su pedido era colocando una pistola 45 sobre la mesa. A los tenedores de deuda los obligaron a aceptar una quita del 65% pues en caso contrario no cobrarían absolutamente nada. Mantenían congeladas las tarifas públicas (agua, gas, electricidad) y como esto no era redituable para las empresas concesionarias, los cortes en los servicios eran constantes, sobre todo en verano con la electricidad y en invierno con el gas de cañería. No sólo ahí estaba el problema ya que al mermar la producción de electricidad y gas por falta de inversiones, debían adquirir gas en Chile y energía eléctrica en Uruguay. Esto era una situación que a corto plazo iba a reventar y terminarían como Venezuela, pero como perdieron la elección en el 2015, le dejaron el fardo a Mauricio Macri.

La futura vicepresidenta y su familia se robaron todo, menos el obelisco. A pesar de estar procesada en infinidad de causas, nunca pudo ser encarcelada pues los fueros la amparaban y la mayoría en el Congreso no se animaba a quitárselos. Su hija que nunca trabajó en su vida no podía demostrar como tenía en un cofre US$ 5.000.000 y por eso se escapó a Cuba aduciendo un problema de salud. A que punto llega la hipocresía en la política argentina que quienes la criticaron y dijeron todo tipo de adjetivos en su contra como Alberto Fernández, Sergio Massa, Miguel Ángel Sola, ahora la abrazan. Muchos auguran que a Alberto Fernández le van a hacer la vida imposible y en cuanto la economía no funcione lo van a culpar y lo obligarán a renunciar exponiendo a la opinión pública los comentarios que en su momento hizo en contra de Cristina, quedando la corrupta de presidenta. Alberto Fernández es una figura decorativa para calmar los mercados financieros. Igual que lo fue el Ministro Astori en estos tres gobiernos frenteamplistas. Los kirchneristas son una patota de delincuentes al igual que los colectivos venezolanos, que actúan en forma paralela al estado dirigidos por Luis D´Lía, Fernando Esteche y Hebe de Bonafini. Piqueteros a sueldo.

La actitud de muchos dirigentes del Frente Amplio dando vivas a favor de estos corruptos, demuestra que son unos traidores a la patria. No nos olvidemos que estos mismos personajes nos cortaron los puentes durante años; infinidad de empresas tuvieron que cerrar y despedir a su personal; ponían todo tipo de impedimentos para que llegaran los turistas argentinos; mediante disposiciones totalitarias nos complicaron la operativa en el Puerto de Montevideo; cuando Tabaré Vázquez concurrió a Buenos Aires para la asunción de Cristina Fernández en diciembre de 2007, esta en la Casa Rosada lo culpó por el conflicto con Botnia, enfrente de todos los invitados. A pesar de todo eso los aplauden pero no es de extrañar porque para ellos: cuando peor mejor. No importa que nos pisoteen siempre y cuando el otro gobierno tenga afinidad ideológica con la izquierda. A pesar de sus diferencias, los de la izquierda se dan la mano por un fin común: seguir en el poder y poder llenarse los bolsillos. Ayúdelos a irse cumpliendo con su deber cívico y por el bienestar de todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas