ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Santa Clara de Olimar


@| Días atrás ocurrió un incidente en el pueblo de Santa Clara de Olimar, cuando un grupo de sindicalistas del PIT CNT, concurrió a presionar al dueño de la única Estación de Servicios del pueblo, porque había despedido a un empleado por razones de incumplimientos laborales. 

Los sindicalizados, pretendían que el dueño de la estación cerrara la misma por la fuerza, cuando en el pueblo se iba a realizar unos de los festejos tradicionales que le dan una de las pocas alegrías generales que reciben por aquellos lugares tan apartados. 

Indignados por la prepotencia sindical, prácticamente todo el pueblo salió a “defender” pacíficamente al dueño de la estación, haciendo una movida espontánea de repudio, contra los sindicalizados, los que optaron por retirarse del lugar abucheados. 

Pero… ¿cómo el poderoso PIT CNT iba permitir tal acto de dignidad por parte de un pueblucho de cuarta?... 

Así que alevosa y maliciosamente, planificó y estructuró una marcha de una patota sindical en varios ómnibus para “amedrentar” a los vecinos de Santa Clara, y demostrarles quien manda en este país, -ya que como el gobierno y su Presidente se baja los pantalones recurrentemente, como por ejemplo mandándoles la rendición de cuentas, antes que a sus propios parlamentarios, para que los sindicalizados le den su bendición-, están convencidos de que son ellos los que mandan, hacen y deshacen. 

Pero una vez más los vecinos de Santa Clara, todo el pueblo de Santa Clara, nos dio una lección de sentido común, de responsabilidad ciudadana y por qué no de inteligencia, al tomar una medida, que en lo personal no se me habría ocurrido, que es “vaciar las calles y los espacios públicos del pueblo, y que la patota como perros rabiosos deambulara del arriba para bajo por más de dos horas, sin encontrar a nadie con quien confrontar, que es lo que fueron a buscar en definitiva. 

Ellos querían “escarmentar” al pueblo y el pueblo los escarmentó a ellos, por intolerantes, prepotentes y fascistas que es lo que son. 

Y todo esto sucedió, ante la laxa actitud del gobierno, que hasta dudo que la haya balconeado por incapaz y genuflexo con la central sindical, porque tampoco se percibió un aumento de la seguridad, ante la posibilidad de enfrentamientos entre la patota sindical y ciudadanos del pueblo, que bien podrían haberse dado, con resultados impredecibles. 

En su momento alerté sobre la posibilidad de que fueran a patotear a Santa Clara, lo que nunca preví, es la solución que la gente les iba a dar a estos inadaptados. 

¡Felicitaciones a los santaclarences, y el orgullo legítimo por la mejor actitud de un pueblo soberano!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas