ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Rivera y la frontera


@| El artículo publicado en el diario El País el pasado domingo 11 de agosto busca explicar el supuesta violencia en la sociedad riverense haciendo alusión a algunos delitos puntuales acaecidos en los últimos años.

La cronista realiza una gran “ensalada”, como sostuviera en una columna de opinión radial el periodista Washington Caballero, mezclando cosas que a nuestro entender no tienen nada que ver y lejos de explicar la violencia intentan generar algunas teorías que entendemos son discriminatorias de la sociedad riverense, confunden a la opinión pública nacional sobre la verdadera realidad de nuestra comunidad y no aportan ningún elemento científico o académico que arroje luz sobre la verdaderas razones de los actos de violencia.

Primeramente nos preguntamos ¿de dónde surge la afirmación de que existe una sensación de que quien no denuncia es culpable y el que denuncia también? ¿Qué bases científicas o empíricas tiene para realizar esta sentencia?

De acuerdo al artículo una explicación dada por una funcionaria policial en Rivera los delitos son más violentos, nos preguntamos con respecto a dónde y fundado en qué datos estadísticos o académicos se asevera esto.

Menciona también el alto porcentaje de apoyo a la convocatoria para adherir al referéndum contra la ley trans o el apoyo a Bolsonaro por parte de algunos ciudadanos fronterizos. ¿De qué manera puede estar esto vinculado al abuso o a los delitos violentos?

La periodista hace asociaciones equivocadas e incorrectas con respecto a la presencia importante de iglesias evangélicas. ¿Es que acaso intenta vincular esto al asunto del artículo? ¿No sería esto temerario y nuevamente carente de sustento?

Las vinculaciones y asociaciones de la autora del artículo nos resultan tan traídas de los pelos y alejadas de la realidad tanto como si alguien vinculara las victorias electorales del Frente Amplio en las pasadas elecciones con la alta tasa de suicidios en el país o el alto nivel educativo de nuestra sociedad con el elevado número de accidentes de tránsito.

¿Se dan situaciones violentas en Rivera? Sí. ¿Las mismas nos avergüenzan? Sí. ¿Nos afectan como sociedad y las rechazamos? Definitivamente. ¿Hay un aumento de denuncias y de casos de abuso de violencia doméstica?

También, pero, como se desprende del mismo artículo y no tenemos ninguna duda de las cifras oficiales, esos números y esos incrementos están en sintonía con lo que pasa en todo el país y no son una particularidad de nuestro departamento.

En suma, lamentamos el rumbo que tomó ese artículo, las conclusiones incorrectas, la falta de rigor científico o académico de sus afirmaciones y la errónea vinculación que hace de algunos factores sociológicos con la realidad riverense.

Lástima que la periodista no supo apreciar cosas muy positivas de nuestra frontera. La convivencia pacífica de una sociedad integrada por personas de dos países, de una riqueza multiétnica que convive en paz y armonía, de una diversidad cultural, religiosa, política que también sabe cultivar y celebrar esas diferencias y sin perder las identidades vive armónicamente y cultiva lazos de fraternidad para propios y visitantes.

Rivera es así no es la justificación de cosas negativas ni una muletilla. Es el nombre de un programa periodístico decano de la radiodifusión uruguaya que actualmente dirige Carlos Hermindo Cabrera y que creara su padre el recordado Victoriano, y que diariamente cultiva, analiza y difunde las mejores virtudes de nuestra frontera.

N. de R.
La motivación del informe surgió debido al alto número de formalizaciones por delitos sexuales hacia menores que viene realizando la Fiscalía de Rivera. Además, influyó la cercanía temporal del asesinato y abuso de la niña Anna Clara; que ocurrió un año y pocos meses después de la violación y asesinato de otra niña, Valentina. El día en que El País llego a la ciudad, se formalizó a un profesor acusado de abusar de una alumna; el día en que partió, se imputó a otro hombre también por un delito sexual hacia otra niña; mientras se entrevistaba a la encargada de Pediatría del Hospital de Rivera otros dos casos similares estaban siendo investigados.

¿Por qué Rivera? Este departamento tiene la particularidad de ser el de mayor índice de homicidios en el interior del país, así que nos preguntamos cuánto pesarían los delitos sexuales en una radiografía de la violencia que allí se comete.

La segunda parte fundamental de este informe son las declaraciones de los habitantes. El País habló con más de 35 personas. De sus declaraciones y de los materiales que presentaron, surgió la sensación de que hay una “ruptura en la comunidad”, “una sensación de que el odio está suelto”. De sus propias declaraciones surge que se vive un clima de poca tolerancia hacia la comunidad LGTB y cuando se preguntan las razones se menciona el discurso de algunas iglesias evangélicas (se cita la prueba que se mostró) y del presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Un informe de este tipo analiza la relación entre los datos oficiales y lo que piensa su población. Sus coincidencias y ambigüedades fueron consideradas en la redacción. Por último, el latiguillo “Rivera es así” y su simbolismo, surgió de más de 10 entrevistas con vecinos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas