ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El retrovisor


@| Atendiendo la manera de marginar o diluir problemas, hay un retrovisor, husmeando el pasado, escarbando favorecer al expositor en lugar de soluciones o explicaciones correctas. Constante comparación, con lo viejo o quién está peor, sin iniciativas ni aceptar errores.

Obvio que en el pasado hubo cosas buenas, otras no, pero, el progreso, así se obtuvo. Con un hecho incontrovertible, la superación gracias al esfuerzo de los habitantes. Unos, con el brío del trabajo duro, constante, mostrando orgullo de pertenecer y hacer, de lo cual han dejado evidencias. Otros, emprendedores, sumado al desarrollo intelectual. Fue donde muchos uruguayos descollaron en áreas del pensamiento, ciencia, arquitectura y muchos otros. Existía y defendían el amor a la Patria, hombres y mujeres, dentro y fuera de fronteras, trascendieron para la Nación y al mundo.

Profesando orgullo y en defensa de la Patria, no anteponiendo el odio, banderas o el partido por delante. Emblema del hombre libre que pensaba y avanzaba.

Pero fuimos retrocediendo, explicando lo inexplicable influenciados por ideas venidas de otros lugares, con desprecio a lo patrio. Creando un “no” al trabajo y “si” a la dependencia. Una inercia en donde afloró el “no hacer”. Con fuerte influencia hacia el Estado maternal “quien debe hacerse cargo de…”. Desinterés en el progreso, en espera que “alguien” tienda la mano, cavilando frente al retrovisor, plasmado en letras de tangos. Es la nuestra, quien debe quitar ese espejo y afrontar. -la falla está en nosotros- El pasado dejó sus enseñanzas. No revolverlo para provecho propio, ni culpando a otros por lo hecho.

Si fuimos mejores, volvamos a fijarlo como meta. No esperemos actos mesiánicos, ya bastante se sufrió, plasmar el trabajo como objetivo, concretarlo con hechos para dar confianza y ser creíbles.

El estado es el rector del trabajo y no la competencia del esfuerzo del pueblo; restituyendo fortalezas en políticas sociales orientadas a la inserción laboral y no con fines electorales.

Venimos del campo y dependemos de él, lo primordial a defender y hacer crecer. Frutos que necesitan de valor agregado, siendo profesionales. Lo mismo con otras áreas en desarrollo a proteger y permitir prosperar.

Énfasis en la enseñanza con capacidad en ella y entre los estudiantes para su progreso. Atendiendo al trabajo responsable donde eficiencia es gran parte del problema al comprometer la productividad, un beneficio mutuo.

No continuar los ejemplos de los últimos decenios, consumados en desastres que mostraron el desapego a la Nación. Restituyendo los valores patrios, anteponiéndolos a intereses personales, de banderas y foráneos quienes desconocen ni defienden los principios nacionales. Basta de loas a esas islas de corrupción y absolutismo, idolatrado por algunos. Apostemos a fortalecer la democracia representativa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas