ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Respetar al policía


@|Un joven policía de 27 años murió asesinado unos días antes de escribir estas líneas. 

Más allá de la repulsa que genera el hecho, creo que ha llegado el momento de intentar ponerle freno a esta epidemia de asesinatos y robos al personal policial.

Hace ahora muchos años, los ciudadanos comunes respetábamos al policía sólo por el hecho de que lo era. Ese respeto provenía en alguno de nosotros de que teníamos consciencia que el uniformado estaba para defendernos y en otros, que en aquellos tiempos eran minoría, porque sabían que si se mataba o robaba a un policía, el hecho era el disparador para que todo el conjunto de la fuerza lo buscase y en caso de que lo aprehendieran, la cosa no iba a resultarle cómoda, por decirlo de alguna manera. 

En la actualidad vemos que el hecho de ser policía no sólo no infunde respeto, sino que en algunos casos quien mata/roba a uno de ellos, se convierte rápidamente en el “valiente” de la comunidad que frecuenta.
Pues bien, algunos hablan de darle más libertad a la hora de actuar contra los delincuentes, aligerando de alguna manera todo el protocolo del uso de la fuerza. A ellos se oponen aquellos que dicen que poner en práctica esa idea generará de inmediato la aplicación del “gatillo fácil”, obviando olímpicamente que el policía además de serlo, es un ser humano al que el uso de la violencia injustificada no sólo le podrá acarrear sanciones sino que lo afectará psicológicamente de allí en más. Y que si usan el uniforme y portan armamento es porque alguien previamente lo calificó para ello.
Pero todo esto no hace más que seguir con una polémica que se arrastra desde hace mucho y que en definitiva deja correr el tiempo y aumenta el número de policías muertos, robados, etc. 

Entonces yo propongo: ¿por qué no legislamos de manera que el ataque a un efectivo policial se pene de igual manera que se legisló para penar la violencia de género? Que se pene en forma mucho más severa a quien de alguna manera agreda/rapiñe/asesine a un policía, a otro ser humano contra quien se haya cometido el mismo delito. 

Si se considera que la ley que atañe a la violencia de género sirve para atenuar ese tipo de delitos, lo que propongo también deberá dar resultado.
Aclaro que yo no creo en el resultado de la ley mencionada hasta que alguna estadística me demuestre lo contrario y ello porque generalmente quien incurre en este tipo de delito lo hace pasionalmente y no como forma de conseguir un beneficio material. 

En cambio, sí creo que el delincuente comenzará a tomar nota que meterse con la autoridad conlleva un castigo mayor que otros casos. Es decir, de alguna manera hay que conseguir que el policía vuelva a ser respetado. Pienso que éste sería un buen inicio y la iniciativa debería poder aprobarse sin mayores problemas dado que no está teñida de ningún color político.
¡Hagamos algo, ya! La policía lo merece.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas