ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Realidad que golpea

Lo político por encima de todo


@| Un Presidente dijo en una oportunidad que lo político debía estar por encima de lo jurídico y parece que dio resultado su arenga, porque hoy todo se plantea con esa consigna. 

El gobierno se defiende de la acusación de malgasto de los dineros públicos diciendo que se gastó en educación, en salud y en seguridad. Sin embargo los resultados que muestran la realidad del país, indican que nunca estuvimos tan mal en educación, corrupción -en ASSE se hace ver- y en delincuencia. Es un desastre la educación pública uruguaya, las pruebas de evaluaciones que se hacen así lo demuestran. La salud no goza de buena salud y el virus de la corrupción se les infiltró llevando a toda la administración al CTI. 

En seguridad, la realidad nos está matando sin piedad.  

La gente honesta y trabajadora cada día está más enrejada; con alambre eléctrico en sus casas que las tuvieron que transformar en campos de concentración. Pudiendo circular por algunas vías públicas sólo de día como que estuvieran viviendo en estado de sitio, observando en los noticieros todos los días cuánto robaron, dónde fue esta vez, a cuántos mataron, a quienes violaron, dónde hubo un ajuste de cuentas, y tal vez pensando, que felices deben estar los piches que hoy son dueños de la ciudad en la que vivo, Y esto porque para ser felices debemos ser libres como enseñaban aquellos pensadores que estaban seguros que el reino del revés existía sólo en los cuentos. 

Todo esto es resultado de decisiones políticas. Si la cosa está mal, entonces las decisiones políticas están equivocadas y las personas que el gobierno tiene para ocupar cargos en esos sectores tan importantes no están cumpliendo con sus cometidos.

En educación; Netto, nombrado por el entonces presidente Mujica. En ASSE estaba una militante del PCU, Muñiz, que en alianza con el grupo MPP de Mujica, fue nombrada allí. Y en el Ministerio del Interior, Bonomi, también nombrado por Mujica.

Todos los uruguayos, de todos los partidos, tienen que observar que las cosas no están bien en estos tres sectores de la sociedad, sectores donde se dio el mayor gasto público, según dice el gobierno, por lo que podemos pensar, sectores donde se tiró la plata sin resultados favorables para el país.
Por qué entonces no hay una señal del gobierno, una señal que podría ser un simple cambio de escenario, como se hizo en ASSE obligado por la corrupción.

Pero en Educación y sobre todo en Seguridad, cambiar algo significa mover al MPP y eso sólo lo puede hacer Mujica.

El Presidente Tabaré acá está pintado, no pincha ni corta nada. 

Los votos del MPP en el parlamento son las llaves de las puertas del Codicen y del Ministerio del Interior, por lo tanto, si Mujica no decide cambiar las cabezas, éstas seguirán allí donde están, pase lo que pase y el país seguirá igual, cayendo en sus índices de educación, y creciendo en sus índices de falta de seguridad y de delincuencia. 

Muchos manifiestan, más escuelas para tener menos cárceles. El Uruguay de hoy tiene invertidos esos valores. Si antes asociaban la delincuencia a la falta de oportunidades de los jóvenes como consecuencia de malos gobiernos, hoy, a 13 años de gobierno progresista, según esa lógica, las oportunidades son menores aún porque el índice criminal aumenta cada día. 

¿Y los derechos humanos? ¿Tienen derechos sólo los delincuentes cuando los detienen, los procesan y los encarcelan? ¿O tenemos derechos humanos también las personas honestas y trabajadoras? 

Los derechos humanos deberían ser protegidos y defendidos como derechos de todos los ciudadanos. Ciudadanos honestos y trabajadores que hoy viven en el Auschwitz en que transformaron su hogar por miedo y por falta de protección y seguridad. 

El diagnóstico es claro: el gobierno está fallando en educación y en seguridad, y fallando feo, muy feo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º