ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La verdadera razón


@|Con los votos seguros de la oposición, que ya fueron ofrecidos, más los de un grupo del FA (por lo menos) dispuesto a votarlo y teniendo en cuenta que el gobierno es el único que debe marcar la dirección en que se debe encaminar la política de relaciones con los otros países, el TLC con Chile puede salir cuando se decidan. 

El Plenario pateó para adelante la decisión… ¿por qué? 

Porque no estaba de acuerdo, pero no se animó a decidir por la negativa por los efectos perniciosos, políticamente hablando, de una decisión de ese tipo.

Pero el Gobierno no se decide a dar el paso sin la anuencia del Plenario… ¿por qué? Hay más de una probable razón:
Por respeto; ¿a qué? ¿A las decisiones del Plenario? El Gobierno es el responsable de gobernar, para lo que fue elegido por el pueblo a diferencia del Plenario autoelegido que debería ser quien respetara las decisiones del Gobierno y no al revés. 

Por razones políticas. ¿Tal vez pensando que los grupos dentro del FA opuestos al TLC produjeran una fractura fatal dentro del Partido? Si el Gobierno se decide a obtener la aprobación del Legislativo dentro de sus facultades, una ruptura de la unidad en el Partido sería responsabilidad de los grupos opuestos los cuales difícilmente se prestarían a enfrentarse a dicha acusación y hallarían, sin lugar a dudas, la forma de salir elegantemente del brete. 

Por miedo. ¿A qué? ¿A que el electorado del FA se sienta decepcionado? Tal vez, pero se recuperarán rápidamente y quedará la decepción en la memoria porque si no es así, ¿a quién votarán en las próximas elecciones? O acaso alguien ve a los grupos extremos, opuestos al TLC votando a Blancos, Colorados o de cualquier otro color que no sea el del FA y arriesgar la reelección del Partido. 

¡Anímese Señor Presidente! ¡Tírese al agua que es llanito! Fíjese que el agua le da por el pecho a los patos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas