ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La Ramblita de Piriápolis


@|Piriápolis y el urbanismo siglo XXI.

La icónica Rambla de los Ingleses, para nosotros la querida “Ramblita”, se ha transformado, lamentablemente, en fuente de problemas para vecinos, Municipio y Policía.

Se dan las tristemente famosas, peligrosas y ruidosas “corridas” de motos y automóviles.

Durante las tardes y noches, automóviles con potentes equipos de sonido imponen a los miles de transeúntes música de dudosa aceptación, lo que adentrada la madrugada martiriza a los vecinos que viven en las inmediaciones.

Años atrás se inauguró la nueva Rambla de los Argentinos y en 2019 el Nuevo Puerto con sus hermosos y bien cuidados jardines, por lo que se impone la transformación de la “Ramblita” en un nuevo paseo que permita disfrutar el hermoso paisaje y sus famosas puestas de sol habilitando más espacios a la gente, en detrimento de los automóviles y motos.

El entorno sería completado con jardineras de material con plantas, bancos y luces adecuadas.

Es así que un grupo de vecinos, luego de asesorarnos debidamente, venimos a proponer la transformación de la Rambla de los Ingleses, La Ramblita, en vía blanca.

Constituye una propuesta de alto impacto social y urbanístico de muy bajo costo y que vendría a solucionar de manera definitiva los problemas de seguridad y convivencia que hoy existen y son fuente de dolores de cabeza para las autoridades.

El cierre permanente sería desde la entrada en la Rotonda de Avda. Piria hasta la calle Solís.

Se mantendría media senda de doble mano para habilitar, únicamente, la entrada de servicios, proveedores y vecinos que actualmente tienen entrada vehicular en sus predios (total 17).

El acceso a la senda de servicio y la salida se haría por la calle Junín.
Se debería habilitar el estacionamiento vertical en ambas sendas de Almirante Brown, Suipacha y Maipú entre Av. Piria y la Rambla de los Ingleses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas