ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Puerto de Montevideo


@|Situación deplorable e inaceptable producida por la medida del sindicato portuario, de decidir un paro por tres días provocando un perjuicio enorme a los buques y por ende, a los armadores y ni que hablar a la economía del país.

El alegato de este paro no tiene asidero, porque el tema aludido no le corresponde al sindicato discutirlo con el gobierno. Entonces, evidentemente estamos ante otro paro político que lo que pretende es desprestigiar y criticar la gestión de los que dirigen al país.

“Cosa de mandinga” ¿verdad? Porque la actividad portuaria fue de las pocas que trabajó durante la época de pandemia y en ese momento, tan difícil para todo el país, les aseguró a los obreros percibir íntegramente sus salarios.

El pasado el 27 de agosto, fue publicada una carta mía, donde mencionaba que la actividad portuaria tenía dificultades operativas por los paros imprevistos.

Hoy ratifico lo expresado, porque siguieron los hechos allí mencionados: buques fondeados a la espera de algún muro libre, paros imprevistos y otros. Pero además, el Pit - Cnt había declarado un paro para el 15 de setiembre pasado y sin embargo, otra vez el sindicato portuario decretó un paro imprevisto para el viernes 10 de setiembre, de 7:00 a 19:00 hs, o sea, dos turnos de trabajo. Es inentendible, ¿verdad?

¡Más perjuicio aún para los clientes que favorecen nuestro puerto que traen sus barcos para operar!

En ese paro hicieron una marcha hacia la sede de la Administración Nacional de Puertos y en una demostración de falta de conducta y desubicación total, irrumpieron en el hall del edificio a gritar. ¡Un desastre!
Sin duda hay una vinculación directa entre la central de trabajadores del Pit -Cnt y la coalición de izquierda Frente Amplio, lo que explica que muchos paros fueron (y son) sin justificación, porque los reclamos eran imposibles de cumplir por la situación de pandemia y no hacían otra cosa que irritar más a los necesitados. Eso es política pura. Supongo que debe haber provocado desazón en aquellos que seguían esas decisiones, entre ellos, muchos portuarios.

Este paro de tres días, como pueden imaginar, dejó operaciones inconclusas y provocó que buques portacontenedores anularan su escala en Montevideo, siguiendo en tránsito para Asunción.

Un tremendo perjuicio económico y desprestigio.

En fin, hay un momento en que hay que poner las cosas en orden. Hay que recordar que la Ley de Puertos está vigente y a pesar de que, por conveniencia, hay quienes no la respetan, los operadores deberían considerar firmemente lo que con la misma se logró: “la privatización de los servicios”; y con las autoridades que correspondan, los empresarios podrían, entonces, exigir a sus obreros la obligación de cumplir con el trabajo y el compromiso con la empresa y sino, que renuncien.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas