ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Próxima Rendición

Recaudaciones de la DGI


@| Hace unos diez días, la DGI publicó su habitual informe de recaudaciones sobre el mes de marzo y del mismo, surge una enorme luz amarilla que hasta el momento parecería, ha pasado inadvertida. 

Concretamente me refiero al crecimiento/decrecimiento real (por encima del IPC) de las recaudaciones de la DGI de marzo/18 respecto de marzo/17 y las conclusiones a la interna de lo sucedido con los principales impuestos.
Antes de proseguir en el análisis, es importante remarcar que las recaudaciones de la DGI no pararon de crecer en términos reales desde 2004-2005 a la fecha. En algunos años se registraron aumentos de recaudaciones reales significativos (por ejemplo en 2007 y 2008 en el entorno del 10%) y en otros más modestos, especialmente de 2014 en adelante. 

Así puede señalarse que 2014 cerró con un aumento de recaudaciones reales netas de 1,1%, 2015 de 0,8%, 2016 de 2% y 2017 de 6,2%. Lo señalado expone claramente el corazón de la discusión electoral 2014 y la que se dio inmediatamente después.

En efecto, en 2014 oposición y gran mayoría de los analistas independientes advirtieron que “se venía la noche”, pero Astori y Tabaré resistieron estoicamente durante 2-3 meses, hasta ganar las elecciones e inmediatamente después, todos sabemos lo que pasó. Sobre esto hay en youtube y las redes sociales abundante material que avala los señalado y desmiente al Presidente sobre aquella vehemente afirmación de que no miente. 

Inmediatamente después del acto electoral empezaron a procesar el ajuste fiscal en cómodas cuotas, algunas de ellas “modestas” y otras “sangrientas” como el ajuste fiscal de la ley de rendición de cuentas 2015, que se votó en 2016 y comenzó a regir en 2017. Eso marca la modesta suba de las recaudaciones en 2016 y el salto dado en 2017. 

Volviendo a las recaudaciones de marzo/18, las mismas bajaron en términos reales 6,3% respecto de marzo/17. Bajas tan significativas como estas, solo se habían dado dos años atrás y fueron las que motivaron el salvaje ajuste fiscal que comenzó a regir en 2017, especialmente sobre el IRPF Cat II (impuesto al trabajo) y el IASS. 

De tal modo que en marzo/17 respecto de marzo/16 las recaudaciones netas de DGI aumentaron en términos reales 7,1%, siendo los buques insignias de ese “despojo”, el IRPF Cat II (aumento 33,8%) y el IASS (aumento 22,9%). 

Ya vimos que marzo/18 respecto de marzo/17, las recaudaciones bajaron 6,3% real y a la interna de ellas, es muy significativo lo que sucedió con los impuestos al consumo (bajaron 6,7% real) y a la renta (bajaron 5,2% real) y dentro de estos últimos, los que se dio con el IRPF Cat II que bajó 11,9% real y el IASS que subió 3,3% real. 

Puede haber diversas interpretaciones sobre las cifras expuestas, pero a mi juicio la más contundente y clara tiene que ver con las consecuencias devastadoras que el aumento de la desocupación esta ocasionando en el nivel de las recaudaciones. 

Entre los jubilados no hay desocupación y por ello, peso mas, peso menos, la recaudación evolucionó conforme al aumento real de las pasividades.
Dentro de los ocupados, pese a que el salario real no ha caído, se da una brusca baja de las recaudaciones que solo se explica por la baja de cotizantes a dicho impuesto. Además, menos gente trabajando significa menos capacidad de consumo y ello también se ve claramente en la baja significativa de los Impuestos al Consumo (donde el IVA que representa el 47% de la recaudación total, baja 4,7%) y a la renta empresarial. 

Si los datos de abril que saldrán en los próximos días confirman esta situación, “apaga y vamos” para el equipo económico ya que tendrá que afrontar la próxima rendición de cuentas en un marco de demandas crecientes por mas recursos cuando éstos, todo parecía indicar ya no solo no tienen como subir, sino que bajan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º