ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Proteger nuestra fauna autóctona


@|En Uruguay viven dos especies de zorros, el de monte y el zorro gris. Habitan en el medio rural, en todo el territorio nacional y de a poco han perdido el miedo a los humanos por lo que se encuentra también en zonas densamente pobladas por el hombre.

Su dieta es diversa, dependiendo del lugar donde se encuentre, alimentándose de artrópodos, reptiles, mamíferos de pequeño tamaño, como ratones y pichones de liebre y de aves, sus huevos y pichones, sobre todo de aves que ponen sus nidos en el suelo como perdices, patos, teros, avestruces, etc. También se alimentan de aves de corral cuando habitan cerca de las viviendas; en temporada las frutas también constituyen parte importante de su dieta.

Pueden tener algunas funciones útiles para el hombre, como la regulación de la población de pequeños roedores, en particular ratones que pueden presentar problemas sanitarios o causar pérdidas en cultivos de cereales pero, según el tamaño de su población, pueden constituirse en una plaga, depredando animales domésticos como aves de corral, así como las aves señaladas y liebres, etc. reduciendo paulatinamente su población.

Al ocurrir ello cambian de lugar donde se repiten las mismas consecuencias llevando a la desaparición de parte de nuestra fauna autóctona.

El zorro no tiene depredadores naturales, salvo los cazadores en época en que su piel tiene valor comercial, lo que ocurrió años atrás, al estar de moda en los abrigos femeninos.

También algunos productores rurales que perciben al zorro como depredador de corderos recién nacidos, tienden a controlar su número con el uso de potentes venenos, con el riesgo consiguiente para otras especies, así también como para el hombre.

Actualmente la ausencia de cazadores y la prohibición de venta de venenos para este fin les da una gran oportunidad de multiplicarse.

En Uruguay el zorro es una especie protegida por ley, salvo en las zonas en que pueda demostrarse que su reproducción descontrolada ocasiona la extinción de otras especies autóctonas, cosa que ocurre actualmente en vastas zonas del territorio nacional.

Si bien en la Dinama se puede presentar una solicitud de caza para su control, hoy en día, al no valer su piel no hay solicitud de cazadores y tampoco es habitual la solicitud por parte de productores.

En defensa de nuestra fauna sentimos la necesidad de que las Intendencias Departamentales y el Departamento de Control de Especies y Bioseguridad de Dinama den al tema la importancia que se merece.

Proteger el equilibrio de nuestra fauna es proteger al país y a su gente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas