ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El progresismo

Lo que nos deja


@| El 2 de febrero de 1999, cuando Hugo Chávez asumió la presidencia en Venezuela, fue el primer indicio de que la peste del progresismo se instalaba en América Latina. Lo que allí pasó, así como lo que luego sucedería en otros países latinoamericanos no fue por casualidad, sino consecuencia de gobernantes anteriores que no habían hecho las cosas en forma correcta. A tal punto era el descontento de los pueblos, que estos pasaron por alto hechos aberrantes. A modo de ejemplo tenemos a Hugo Chávez que había intentado un golpe de estado el 4 de febrero de 1992; que integrantes de un movimiento guerrillero que había robado y asesinado a otros compatriotas, formaba parte del primer gobierno del Frente Amplio en Uruguay; quien fue en su momento gobernador de la Provincia de Santa Cruz en la Argentina, Néstor Kirchner retiró de la cuenta de la provincia 1.000 millones de dólares que nunca más aparecieron. 

A su vez estos personajes, muy hábilmente se autodenominaron como “progresistas”, término que para los que los apoyaron, creyeron que estos lograrían alcanzar un estado mejor, más desarrollado y avanzado para toda la gente. Nada más alejado de la realidad. Los gobiernos denominados progresistas en América Latina, sólo demostraron tres elementos que los identifican: corrupción, miseria e ineptitud para gobernar.  

Los hechos de corrupción han quedado demostrados en Brasil, con el procesamiento y prisión de Lula, en una de las tantas causas que tiene pendientes. En la Argentina el clan que comandaban Bonny y Clide (Cristina y Néstor Kirchner) se robaron todo lo que estuvo a su alcance. Todos los que estaban por debajo de su autoridad fueron procesados y están en prisión. Cristina aún está libre pues los fueros parlamentarios la están protegiendo. Si hablamos del compañero Chávez se calcula que al momento de su muerte, su fortuna se estimaba entre 1000 y 2000 millones de dólares. Posiblemente sea mucho mayor pues sus hijas que aún viven en la casa presidencial, gastan por día más que la monarquía británica. En nuestro país se han comprobado infinidad de casos de corrupción, pero como la lata donde meter la mano es más chica, no son tan ostentosos. Aquí han utilizado un método más original y es el contratar empresas amigas para comprar insumos o servicios, los cuales después devuelven el favor en forma discreta. 

Aparte de la corrupción, el otro elemento que los identifica es que a pesar de la bonanza económica que vivieron estos países en los últimos años, las personas viviendo en condiciones de miseria ha aumentado. En las estadísticas esto no se ve, pero posiblemente se deba a que aquellos que reciben asistencia social del estado, no están encuestados como marginados.  

Por último tenemos la incapacidad para gobernar, pues no se han colocado personas idóneas en los distintos organismos, sino que ha sido en función de favores políticos. El caso más claro en Uruguay lo tuvimos en ANCAP donde se despilfarró 800 millones de dólares en fiestas e inauguraciones de empresas inviables, con el único fin de postularse en el futuro gobierno de su partido. 

Esto no es la peor herencia que han dejado, sino que con sus actitudes y discursos, han destruido el tejido social. Han dado a entender que no importa el esfuerzo, el sacrificio, el trabajo, el estudio, la honradez, el respeto. Esos son características de la burguesía clasista y lo más importante son las ideas de la izquierda, que todo lo puede. La juventud ha perdido la esperanza de luchar para salir adelante y los hechos demuestran que nada importa y por eso los índices de abandono en la enseñanza son tan altos. Para el Frente Amplio la consigna ha sido: cuanto peor, mejor y por eso todo lo que han hecho ha sido emparejar para abajo. A todo aquel que se destaca o sobresale, hay que pegarle con el mazo, para que no sea un mal ejemplo y opaque las ideas socialistas. 

Es por eso que debemos hacer lo posible para que estos malos uruguayos, nunca más gobiernen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas