ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Presupuesto y funcionarios públicos


@|Soy blanca y funcionaria pública, ingresé al Estado por concurso y para pasar a presupuestada tuve que dar varias pruebas y entrevistas. Yo venía de varios años trabajando en privados y una de las cosas que siempre me molestó es la pérdida de perspectiva que muchos de mis compañeros (funcionarios de toda la vida) tienen de la realidad.

En el privado lo mínimo que uno hace es trabajar y cumplir el horario establecido (sea éste de 8, 9 o más horas), y si bien es cierto que hay funcionarios públicos proactivos, capaces y que se la juegan por la institución en la que trabajan (digamos que más con un perfil privado que público), todavía quedan aquellos que asumen una rutina muy discordante con esta realidad.

La mayoría de los uruguayos encasillan al funcionario público en una misma bolsa, pero en los hechos existen grandes diferencias según se trabaje en un ente autónomo, servicio descentralizado, gobierno departamental o en la administración central (ministerios), siendo este grupo el más desfavorecido en materia de beneficios.

Los cambios planteados en el Presupuesto para el quinquenio responden a otros cambios que ya se venían produciendo, donde el régimen horario para quienes ingresaron a partir de la puesta en marcha del estatuto del funcionario público en la administración central, es de 8 hs.

A esto ahora se le suma el tema de las certificaciones médicas, las que entiendo responden a efectos de desestimar a aquellos empleados que amparándose en la carencia de descuento si la falta es justificada por enfermedad, se "enferman" frecuentemente, o cuando la situación lo favorece (ej. al llegar un fin de semana largo); pero perjudica a quienes venimos a trabajar asiduamente, muchas veces sintiéndonos mal y que cuando faltamos lo hacemos porque ya el cuerpo no da.

Igualmente coincido que esta es la forma de frenar determinados abusos que se dan. Pero también entiendo que si la idea es equiparar al funcionario público al privado, también se deberían considerar ciertos beneficios que el privado tiene, como es el caso del salario vacacional, que por ejemplo en la administración central no se percibe.

En definitiva, valoro los cambios para equiparar el funcionamiento al sector privado, pero creo que se deberían aplicar en todos los aspectos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas