ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Postura uruguaya


@| La actuación distorsiva entre la representatividad del partido Frente Amplio y el gobierno genera la contradicción de si Mujica o Vázquez conducen la política exterior. No hemos recogido la opinión del Ministro de Relaciones Exteriores, Sr. Nin Novoa, ni la del Presidente Vázquez, referente a la solicitud de prisión dictada al expresidente Lula por la justicia de Brasil. 

Estimamos la actitud del gobierno pertinente a la independencia que debe existir entre los estados, pero como el expresidente Mujica y la Sra. Vicepresidente Topolansky opinan contrario a la institucionalidad del país vecino, generan la intromisión entre lo que debe ser el gobierno del Dr. Vázquez, elegido por el pueblo, el que como corresponde no ha opinado en ningún sentido. 

El expresidente y la Sra. Topolansky, que otrora en época de los tupamaros enarbolaban la bandera de la anticorrupción, ahora detrás de cierta notoriedad complejizan con su opinión la situación interna de brasil. Recuerdo cuando el Sr. Mujica expresó a viva voz que el gobierno de Lula compraba a los partidos de oposición para gobernar.... Y eso se denomina corrupción, reconocida en todos los medios del mundo que recogieron los dichos del expresidente uruguayo. 

Pero lo peor es la intromisión, confundiendo lo que debe ser la representatividad del país. Y peor aun defender los actos de corrupción en Petrobras, la obra pública, la política y todas las dádivas o coimas recibidas por el expresidente Lula, demostración clara de su involucramiento en los casos de corrupción galopante con procesamientos a todo nivel. Y en el caso de que Lula fuera inocente, llama la atención que no hay ni un atisbo de denuncia de su parte de la gran corrupción que solventó al Partido de los Trabajadores de Brasil. 

Creo se hace necesario por parte del verdadero gobierno de Uruguay desestimar las opiniones personales de quienes se invocan ser dueños de la opinión país, con los perjuicios notorios a la institucionalidad existente en la República Oriental del Uruguay. Los buenos gobiernos como fueron los de Lula han comprometido todo lo realizado, generando ficticiamente una confrontación para llevar agua para su molino, lo que no hubiera existido si no fuera el gobierno más corrupto de la historia de Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas