ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Podremos avanzar?

@|¿Cuántas veces buena parte de Europa se ha levantado en armas, obligando al mundo a polarizarse, cuando no, participar para sus ambiciones?

Causas iniciadas o derivadas de magnicidios, holocaustos y demás. Asombrando con la capacidad destructiva que consienten las tecnologías nacientes, haciendo palidecer a la humanidad. Pensar un poco…

Analizado el hecho de qué, concluidos los enfrentamientos, esos países, más bien sus habitantes y sus clases dirigentes, se afanan para renacer desde los escombros, y lo hacen.

El hecho común es que, “triunfadores” como “perdedores”, se levantaron de la nada. De sus cunas arrasadas renacen y obtienen prosperidad. Hechos consumados en escasas decenas de años, no centenas.

Esta capacidad está originada en el ímpetu de esos pueblos, sumado el talento para reconvertirse de guerreros en labradores de sus nuevos destinos. Con el ingrediente de una clara visión de futuro qué, con empeño, lo logran volviendo a destacarse y situarse a la vanguardia del mundo. Para ese fin, se unen y trabajan. Expresión de una cultura ancestral, iniciada en el trabajo, el cual saben hacerlo. Coexistiendo mentes pensantes, comienzos básicos para la ardua tarea a consumar.

Mientras que aquí, en Uruguay, nunca hubo cataclismos de esas magnitudes.

La tierra es generosa, permite tomar de ella sus frutos, los que, en otras regiones no es así.

Vinieron los colonizadores, conocedores del trabajo en sus tierras agrestes y lograron ir adelante. En el transcurso del tiempo, lo que no se logró fue esa fe en el trabajo, ni en el progreso, sintetizado en la expresión de la visión de un francés a inicios del siglo XX “lo que se perdió es el músculo”.

Recordando que, quienes vinieron a quedarse, tenían cultura de trabajo, tenían músculo. Es evidente que lo perdido es la fe. Descansando en el Estado se perdió la gimnasia de trabajar. De espaldas a quienes mantienen el sistema que les da de comer.

Si hubiese unión en lugar de división y ganas de trabajar, con un presente que cuenta con mentes pensantes y no hay que salir a buscarlas, el derrotero se conoce.

Por lo tanto, en lugar de desunir y solo pedir hay que juntarse, ya que llegó la hora de “hacer músculo” para trabajar, sabiendo que hay futuro si se busca y ejecuta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
volver a todas las cartas