ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Quién podrá defendernos?


@|El incremento en los casos positivos por Covid - 19 que se han registrado en nuestro país, ha disparado una serie de cuestionamientos sobre las decisiones adoptadas para controlar su expansión; luego de varios meses, en que la conducta de los uruguayos procuró mantener los contagios dentro de unos límites que se resaltaban frente a lo que sucedía en nuestros vecinos de frontera.

En Brasil, se condujeron diferentes políticas para enfrentar la pandemia, cuya consecuencia ha ubicado a los norteños segundos detrás de Estados Unidos en el número de infectados y de fallecidos; en este caso, representan casi el uno por mil de su población.

Con referencia a Argentina, se impuso una severa cuarentena, ocupando actualmente el 12° lugar en el mundo en cantidad de decesos por Covid-19, con unos 45 mil, o sea el 0,1% de su población.

En nuestro país, se produjo a partir del mes de noviembre, una aceleración del contagio que se denomina “comunitario”, es decir sin que se conozca su origen, persona o circunstancia en que ocurrió. Se atribuye a la mayor movilidad social, consecuencia de la llegada del verano; a un sentimiento de menosprecio hacia las consecuencias de la pandemia en la salud general de la población, dada la evolución controlada que nuestro país había tenido hasta ese entonces. Se produjeron reuniones no autorizadas, principalmente de jóvenes deseosos de divertirse – como es natural a esa edad – que se convirtieron en transmisores asintomáticos de la enfermedad.

Primero Montevideo fue el origen de esa expansión incontrolada, luego se extendió al resto de la zona metropolitana, y en ocasión de las fiestas de fin de año, los viajes de estos ciudadanos hacia otros departamentos la llevaron al resto del país.

Si bien ha aumentado el número de fallecimientos, estamos todavía muy lejos de nuestros vecinos.

La vacuna es ahora reclamada por la oposición como algo que podría solucionar el avance de la pandemia.

Hemos visto cómo en Argentina su gobierno quiso hacer alarde de su negociación con Rusia para obtener la vacuna Sputnik V y hasta hizo que nuestro compatriota, Víctor Hugo Morales, transmitiera la partida del avión en busca de 300.000 vacunas. Más tarde, la llegada de otro avión (16 de enero) con la segunda dosis, con lo que se vacunaría al 7 por mil de su población. Sería como si en Uruguay llegaran unas 24 mil dosis, lo que exime de comentarios.

Es evidente que la demanda que existe en el mundo entero por vacunas excede largamente la capacidad de producción de los laboratorios, por lo menos en estos primeros meses del 2021, lo que hará que muy probablemente el año entero transcurrirá con el virus afectando la salud y la economía en general.

Se vuelve a insistir con la “renta básica” para las familias de los más desposeídos mientras dure la pandemia. Es muy fácil disponer del dinero de los bolsillos ajenos, ya que la única forma de financiarlo es con mayor deuda externa, que más tarde o más temprano habremos de pagarla.

Propongo una forma que involucre – aunque sea parcialmente – a quienes impulsen esta renta:

A) Descuento del 20% de los ingresos de todos los integrantes de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial que perciban más de cien mil pesos mensuales, así como a todos los jerarcas de los gobiernos departamentales, municipales, y de organismos autónomos, descentralizados y de empresas privadas propiedad del Estado.

B) Otra fuente de financiación debería ser el aporte del 50% de la renta concedida a las personas de cada departamento, por parte del gobierno municipal correspondiente.

Y como decía el Chapulín...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas