ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Plaza Zabala


@| El 11 de julio la IMM anunció que estaba trabajando en la definición de un cronograma de acciones que desarrollará a partir de agosto con el propósito de convocar "a un proceso colectivo de evaluación donde se escucharán las opiniones de vecinas, vecinos, organizaciones, asociaciones y ciudadanía dispuesta a participar", en relación con la intervención realizada en Plaza Zabala.

Luego de más de dos meses de reclamos por parte de diversos actores involucrados y de opiniones contrarias de destacados profesionales como el Arq. Inda de la Comisión de Patrimonio y el Arq. Rey del Comité de Patrimonio de la Facultad de Arquitectura y por sobre todas las cosas, con la intervención de la Plaza Zabala ya finalizada, ahora la IMM decide pedirle opinión a toda la ciudadanía dispuesta a participar del tema.
Por un principio de buena administración, la que cualquier ciudadano aplica para optimizar su tiempo y su dinero, estas consultas debieron hacerse previamente, máxime teniendo en cuenta que hay disposiciones legales que establecen con mucha precisión y claridad los recaudos que deben tenerse en cuenta antes de intervenir espacios públicos que tienen una protección patrimonial, por estar declarados Monumentos Históricos, como es el caso de dicha Plaza.

La Comisión de Amigos de la Plaza Zabala (CAPZ), grupo creado con el fin de defender el patrimonio histórico del mencionado paseo público y todo su entorno, ha estado liderando desde el inicio acciones de concientización con las autoridades y la ciudadanía en general, sobre la importancia de mantener bien preservada la memoria patrimonial de Montevideo, especialmente en una zona como la Ciudad Vieja, puerta de entrada y cobijo de los primeros pobladores que arribaron a estas tierras y desde donde se gestó la fundación de la capital de nuestro país.

Solo basta recordar la situación de lo que fuera la casa de nuestro prócer, el Gral. Artigas, ubicada en las calles Cerrito y Colón, de la cual no se preservó absolutamente nada, siendo hoy un inmueble vacío y sin destino.

Sin lugar a dudas los montevideanos no estamos dispuestos a renunciar al derecho de velar por el cuidado y preservación de espacios esenciales dentro del proceso fundacional de Montevideo, por respeto a la historia y a nuestros propios orígenes.

Esta decisión de convocar a la ciudadanía a opinar debió de realizarse antes de proceder con la mentada intervención. Solo cabe esperar que el nivel de los talleres sea para debatir sobre la pertinencia de lo realizado y su afectación patrimonial y no caer en la simpleza del análisis estético (lindo/feo) o de utilización (se usan/no se usan), que lamentablemente ha sido el sendero por el que las autoridades han transitado hasta el momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas