ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Plaza Cagancha

Dormitorio y baño de indigentes


¡Una pena! Sí, me causa mucha tristeza ver en lo que se ha transformado este espacio público.

Otrora un lugar que daba gusto; los vecinos podían disfrutar de sus bancos en las tardes cálidas de primavera. Ahora se hace imposible.

La cruzo cada mañana camino a mi trabajo. Papeles y bolsas que revolotean por doquier; sí, mucha basura esparcida por todo el lugar. Viejos arbustos que ofician de baño para los que pernoctan en el lugar; se respira un olor que no es precisamente a jazmines...

Cada mañana, con la apertura de las oficinas, aquellos que han pasado la noche acurrucados en la puerta de un edificio o bajo el amparo de alguna entrada cuyo techo sobre sale y oficia de guarida, poco a poco se van despertando! No les estoy contando una película de terror, les estoy mostrando una de las tantas imágenes de nuestra querida ex tacita de plata.
Sí, pero este paisaje se repite desde el Cordón a la Ciudad Vieja, incluso ya se ha trasladado a otros barrios de Montevideo.

Se ve mucha gente durmiendo en la calle, comiendo de los contenedores. En su mayoría son jóvenes a los que la droga llevó a esta situación.

Ahora la gran pregunta: ¿y las autoridades qué opinan? ¿Quién se hace responsable?

Por otro lado, ¡pobres los vecinos que pagan sus impuestos y no pueden disfrutar de un lugar de esparcimiento al aire libre, limpio y en condiciones!
Esto sucede hace mucho tiempo, ha ido empeorando y por los visto los que podrían hacer algo, o no tienen interés o no saben cómo resolverlo.
¡Esto es un llamado de atención al gobierno!

¿Qué se puede hacer? ¡Porque algo tenemos que hacer! Son seres humanos que necesitan ayuda, pero el tiempo sigue pasando y no se ven cambios...
¿De cuántas personas estamos hablando? Sea la problemática que sea, debe haber una solución. Tanto que hablan de ayudar a los pobres, a los más necesitados. ¿Y?

Los invito a realizar una recorrida nocturna por toda la ciudad de Montevideo y así evaluar qué soluciones se les puede dar. No tengan miedo, sí ya sé que hay mucha inseguridad y hay que cuidarse, pero para eso eligieron ser servidores públicos y si no quieren, pueden renunciar, nadie los obliga.

¿Será posible que alguien se comprometa a hacer algo con seriedad y responsabilidad para cambiar la situación de esta gente de una buena vez?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
volver a todas las cartas