ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Picadas de motos


@|Las picadas se han transformado en una pesadilla para la Policía, la Intendencia y los ciudadanos que lo padecen. 

Son grupos que fijan lugares estratégicos y además tienen seguidores que disfrutan de sus locuras acompañados de un cartón de vino envasado. Son jóvenes que tienen poco respeto y cuidado por sus vidas y las de los demás. Motos de distinta cilindrada, la mayoría sin matrícula y el casco no existe. Escapes recortados y cuanto más ruido hacen, mejor. La idea es hacer sentir y transmitir esa adrenalina a los visitantes. La diversión comienza con grandes aceleradas, salir andando en una rueda y como broche de oro las picadas. Las mismas varían según la pista a utilizar: ruta 102, rambla de Carrasco, Lagomar, Santa Lucía, Interbalnearia, Pando, ruta 8, etc. 

Hay exhibiciones mortales, como acostarse en el asiento de la moto y a toda velocidad cruzar una ruta sin mirar, o cruzarse con otra moto ambos de frente y en el último momento hacer un giro para no estrellarse uno contra otro. Las picadas a toda velocidad en tramos de no más de 1000 metros una y otra vez. El mínimo error es muerte segura.

¿Qué pueden hacer las autoridades? Creo que lo principal es tener más vigilancia en zonas frecuentes de picadas. Retirarles las libretas de conducir, si las tienen; incautarles el vehículo y detenerlos.
Tal vez así respondan.

Es difícil, son mentes impenetrables donde la droga y el alcohol ya han hecho su trabajo. Su vida no tiene valor y ven a sus semejantes de la misma forma. Pero si les gusta la adrenalina que les puede costar la vida, que lo hagan solos, que no se lleven inocentes. Cada uno elige en la vida.

Vecinos: colaboren avisando con tiempo; quizás algunos de estos chicos se salven de perder la vida y sus familias no queden destruidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas