ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Una película para un expresidente


@| Mediatizo, sencillo, humilde, austero y hasta obsoleto, son algunos de los adjetivos que le caerán bien al expresidente. 

Desde afuera, y lo confirmo a diario ya que vivo en el exterior, se lo ve como el “ ideal “, un “personaje”, al que todos, (desde lejos claro), quisieran tener como presidente. 

Pero, una cosa es querer tener a alguien porque no roba, y que además se lo vea con esa forma de vivir, sin darle valor a la plata misma, alguien que parecería no “venderse” así nomás, y otra es haber vivido la diaria con un estilo gobernante así, tan controvertido, tan poco ejemplarizante, como su aspecto personal, sus actos, su rebeldía, su léxico, sus respuestas, sus ideales, solo ideales y su herencia. Para quienes tienen hijos chicos, o adoslescentes, no les ha dejado una buena lección, estando en el lugar que estuvo, nada mas que la imagen del país, el representante del país. Mas que vocabularios bulgares, ordinarios, imagen de persona presidencial dejada, desprolija, les ha dejado la droga al alcance de sus manos, en la farmacia de enfrente, y una economía que si bien la ha gobernado en tiempos de bonanza internacional, sin grandes problemas económicos, nada ha quedado como ahorros, como tampoco reformas en la educación, tan anunciadas en su mandato... No ha levantado o creado grandes fuentes laborales, en donde se pudiese ubicar a esas miles y miles de personas de clase media baja, que ya no tiene lugar donde hacer sus ocho horas, mas aún, ha dejado una ascendente inseguridad, que se ve reflejada al día de hoy, producto de la falta de trabajo, enseñanza, etc. 

Que bueno haber tenido un presidente tan pueblo, tan sencillo, que andaba en un fusca del sesenta, que caminaba en alpargatas, que plantaba lechugas, que no se deja llevar por el consumismo, ni por el consumo, ni por nada del mundo de hoy. 

Imaginense alimentar al mundo en alpargatas, plantando lechugas a lomo doblado, sin informática, sin celular, sin gps, moviéndose a la velocidad de un viejo fusca, sin ambiciones, sin un vocabulario adecuado, dejando en el recuerdo de los escolares, frases como “Ud. es un chorizo”, un boniato, y peores y yendo a reuniones internacionales pareciendo mas un deportado de la guerra que un presidente del siglo XXI. 

Calificando a los contadores, por si saben o no manejar un tractor, o alardeando sobre sus andanzas a mano armada, matando con o sin causa a policías, que con su humilde carrera policial, eran de última, padres, esposos, empleados al fin, como otras profesiones, y les tocó serlo en esos momentos, y no estoy opinando de política, sino sobre personas, padres, etc.
Ahora bien, además de un libro, pensemos qué nos dejó este personaje.
Drogas en las farmacias, copiando estilos de vida de países nórdicos europeos, pero sin saber que allá viven con otras problemáticas, con otra cultura, con otro estilo de vida, y que al fumarse un faso o veinte, luego no salen a robar un kiosco a mano armada matando al empleado por míseros cincuenta pesos... Piensa que a al mercado de la droga lo va a anular, a destronar, indudablemente no conoció nada de países como Colombia, nunca leyó sobre los grandes de la droga, que si quieren te matan, que dominan no solo un país, sino continentes enteros, porque tienen mas poder que una ley, y mas capital que un pais como el nuestro. Políticas y negocios regionales mal aprovechados, (Brasil, Argentina), no pudo guardar o invertir, tuvo problemas con empresas publicas, caso Pluna, Ancap, Alas, etc., malos negocios con Brasil, horrendos e incobrables con Venezuela, etc.
Empresas contaminantes, que hoy no ocupan ni diez empleados, ya que son automáticas, como las papeleras, que paso con Aratirí y sus juicios, trenes del olvido, puertos de aguas profundas, etc.
En fin, desde afuera se ve una cosa, pero hay que haberla vivido para saberlo y no opinar como el mediatizo conductor argentino, que lo aplaude, pero de izquierda no tiene nada, ni su auto, ni sus propiedades, ni su estilo de vida, ni su forma de actuar en la sociedad. 

Estamos cansados de escuchar a izquierdistas, comunistas, que adoran el régimen, pero viven de champagne en champagne y ni saben lo que es la libretita cubana, ni la vida en Venezuela, que lo único que conocen de Cuba son las playas y los hoteles 5 estrellas all inclusive... 

En fin, muchas veces las películas, o los libros, no se venden por su contenido bueno o malo, sino por lo raro, lo distinto, lo idealista...
En fin, así estamos, así somos, así estaremos...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º