ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Hasta cuándo sin patria?


@| Las actuaciones que se vienen desarrollando por parte de distintos personeros y personajes vinculados a poderes del estado y/u organizaciones políticas y otros órdenes, hacen que cada día se vea como se fomenta la práctica del delito por parte de todo aquel que moralmente haya superado el escalón del mínimo respeto por el otro. 

1. Personeros de la lista 711 alaban como un éxito el que la temerosa y devaluada justicia no haya sancionado con mayor peso las actuaciones de su líder - el ex vicepresidente de la república en desastrosa gestión al frente de Ancap - sin perjuicio de su lamentable y ya aparentemente olvidada condición de mentiroso (¿alguien vio el título?).

2. Esa actitud de obsecuentes les lleva a sostener que ese personaje igualmente continuará con su postulación para llegar a algún cargo político (¿deben suponer que aún le quedan desastrosas actuaciones por realizar en perjuicio de los uruguayos?).

3. Quien pierde el cargo de alcalde (o casualidad, pertenece a la lista 711), denunciado por acoso a su ex pareja, no sólo no ha recibido el repudio de las agrupaciones feministas (lamentablemente muy politizadas) sino que además, se le “regala” el subsidio - aduciendo artilugios legales.

4. Las declaraciones del secretario reelecto en el PIT CNT, declaró respecto a la “forma democrática” en que el dictador y alucinado Maduro ha llegado a la reelección en Venezuela sólo son creíbles por quien como Marcelo Abdala (comunista confeso y “orgulloso” de ello) ya que sólo utiliza la democracia para lograr escalar en el poder y; - eso es lo que aspira-; poder llegar un día a ser puntal de instaurar en el Uruguay un sistema “democrático” como el que se vive en Venezuela y en Cuba. 

Ante todas estas situaciones, que van en camino de fomentar y alentar cada día más el delito - tanto menor como mayor - cabe preguntarnos donde está el espíritu patriótico y de superación que alguna vez existió en estas tierras y que logró con aciertos y errores, llegar a fundar la República. 

La “Patria” no es el pedazo de tierra delimitado por fronteras en el continente, sino el espíritu con que su población lucha y trabaja para la superación de todos y cada uno de los moradores. Los representantes de los ciudadanos son los que “deben sentir en su propio ser” ese sentimiento de Patria. Si ello no es así, la palabra patria en la boca de los mismos pierde todo valor y la “patria” se desvanece en un lodazal, digno de los círculos del infierno que describe Dante en la Divina Comedia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º