ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Qué pasa con esta sociedad?


*|Mis hijos son valores humanos admirables. ¿Qué pasó con los demás?
Pienso que debe haber muchos más que ostentan esa valía y principios, pero también están los otros, aquellos que no tuvieron la contención de sus padres, ni escucharon a sus maestros, que son los que enseñan el buen vivir y el respeto.

Estos individuos no tienen principios y arremeten contra la sociedad, las autoridades (como ocurrió en la plaza de Flores y en otros lados), contra el elemental respeto por el otro; nacidos bajo la bandera del derecho y la misma bandera de la Patria. No vayamos a pedirle consciencia social, pues ni siquiera tienen respeto por sí mismos.

Esos individuos son los que reunidos en grupo irrumpen y se rebelan contra las normas de conducta y molestan e inquietan y preocupan a una sociedad que está viviendo uno de los peores momentos de la vida; donde los fallecidos en todas partes del mundo son miles y miles desde que entramos en esta pandemia, el pasado 13 de marzo, aquí en Uruguay.

Estos individuos no saben acatar órdenes, ni normas, ni pedidos de la autoridad, ni conocen la solidaridad, ni tienen inteligencia para olfatear el peligro; no se ponen tapabocas pues se olvidan o no lo tienen en cuenta.
Vamos a la guerra con un alfiler, no conocemos ni reconocemos al enemigo. Un virus que está en el aire y sólo tenemos una mascarilla, distancia entre las personas, lavado de manos, aislarnos, evitar aglomeraciones e incluso nos apartamos de nuestra familia para cuidarla y cuidarnos.

Débiles armas contra un virus contagioso. Vacuna aún no hay. El tapabocas es el salvo- conducto, por ahora, para esta infección de las vías respiratorias que causa estragos en la sociedades donde llega, y es obligatorio para el bien de todos.

Pero a estos jóvenes no les llegan las noticias. Hacen fiestas clandestinas de 200 o 300 personas; juegan al contagio o no contagio.

Se cierran locales, se multa y nada. ¡Vamos por más! A invadir las plazas públicas provocando desmanes, rompiendo vidrieras, apoderándose, en algunos casos, de lo ajeno, destrozando todo a su paso, etc.

En algunos países hay toque de queda. Acá somos un país pequeño, muy sabiamente aconsejados por las Autoridades Nacionales que rigen nuestro país. Tenemos la pandemia todavía controlada. Se apuntó a la libertad responsable, que fue y es objeto de orgullo en el mundo entero; que debemos defender y acatar para continuar igual. Pero eso se logra con solidaridad y responsabilidad bien entendidas. No con oídos sordos y el no me importa. Se logra con consciencia, con alma, con orgullo de ser ciudadanos de la República Oriental del Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas