ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Pagar cuentas


@|Mientras se busca cómo salir de la mejor manera de la crisis que causó la pandemia, sumada a la recesión generada en los últimos años del FA, van quedando nítidas las propuestas de todos los sectores: gobierno, empresas y trabajadores.

Ya se tomaron medidas por parte del gobierno, como la creación del seguro de paro parcial, el paso de trabajadores en situación crítica al subsidio especial por enfermedad, los apoyos a quienes no podían usufructuar ninguna de las soluciones por no contar con aportes previos ni relación de dependencia conocida, al mismo tiempo de facilidades de créditos blandos a pymes y otro tipo de empresas; también medidas tales como suspensión de pago de tarifas y aportes, entre otras.

Las empresas sostienen su condición de peligro heredada de la recesión y agravada por este tiempo, que no apunta a salidas claras que promuevan condiciones de superviviencia y menos de crecimiento. Arguyen que su máximo esfuerzo es no despedir trabajadores y que en algunos casos (turismo, gastronomía, auto partes) esto no podrá ocurrir a pesar propio.

Piden más apoyo estatal en aportes y tarifas y en conjunto estiman que para mantener el empleo y recuperar los puestos hoy en seguro de paro, no podrá haber aumentos de salarios.

Los trabajadores insisten en subsidios al barrer para los sin derechos por valor millonario en dólares.

Dicen que el Estado debe endeudarse en todo lo necesario y a la vez bajar los cobros de tributos y servicios y subsidiar a las empresas que demuestren que lo necesitan para subsistir y crecer. No quieren resignar aumentos de salarios ni perder salario real, aduciendo que el aumento del consumo será clave para recuperar y crecer el empleo.

Como se advierte, hay puntos parecidos y diferencias profundas.
Parece pues que las dos partes reconocen problemas ajenos, pero no concuerdan en cómo solucionarlos sin que las otras renuncien a buena parte de los propios.

Existe un problema llamado déficit fiscal que ya venía fuera de margen y control, que ya hoy ha crecido en la misma proporción que los asuntos expuestos, más los derivados de la atención de la pandemia que supone muchos millones más de deuda. Y que no van a tener más retorno que la salud de la población.

Concluyendo. O las cuentas se pagan entre todos o estaremos en problemas mayores aún. Porque aquí no se ha contemplado, por ejemplo, la educación ni los problemas de las empresas públicas que van a quedar perdidosas en gran parte por tarifas impagas, así como tampoco la capacidad de colocar nuestra producción en el exterior, que es la única manera de conseguir aumentar empleo y financiarlo genuinamente.

La situación es complicada y hasta crítica.

Exige pues que se comprenda que las intransigencias y los pedidos continuos sin ofrecer contrapartes adecuadas, no son de recibo.

Y básicamente que las ideologías son eso mismo y que no solucionan los temas reales planteados. Más aún los hacen insolubles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas