ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¡Orientales, la Patria llama!


@|Transitamos una etapa de aportar a favor de la nación en momentos difíciles. Siendo indudables los aciertos en el manejo de la situación sanitaria que se vive. El pueblo acató. Los resultados lo demuestran. Hay apoyo.

Ahora, el panorama actual consta de dos elementos fundamentales.

El primero, quienes convivimos en este suelo continuemos apoyando decisiones para rescatar las bases y el crecimiento nacional, e implantar medidas para el cambio, que ya se vislumbraban fundamentales.

El segundo, tan pospuesto y muchas veces soslayado, es recapacitar que se debe trabajar para crecer. Donde crecer no representa el continuismo, quien nos llevó a una realidad socioeconómica nunca vista antes; dramatizada a la luz de los numerosos indigentes, desocupados, las drogas y perverso manejo de los tesoros públicos, entre otros.

Por lo tanto, a fin de prosperar, no es solo volver al trabajo, sino que hay que aceptar que el mundo cambió y no nos va a esperar mientras sigamos con el tranco cansino y arrastrados por el lodo. No nos van a sacar, debemos salir con el esfuerzo propio.

Nada del Estado dadivoso, clásico uruguayo por muy largo tiempo. Por dos cosas, una, no es su función mantener por mantener a quienes no aportan ni hacen esfuerzo por sostenerse y menos, crecer. La otra, que, si no remamos con rendimiento positivo, no seremos competitivos, la base del mercado. Hay ejemplos y ojalá se entienda, de grupos de trabajo nacionales, ejemplos con marcado progreso que rivalizan fuera de fronteras. ¿Cómo lo lograron? Con conocimientos, con empeño que les permitió ser reconocidos, aceptados y reclamados. Son el prototipo de lo que se espera de un país pequeño, de escasa población, con antecedentes de logros importantes. Si no se desarrollan productos de calidad, con alta tecnología, no podemos competir con los productos básicos únicamente y sin valor agregado.

Por lo tanto, la base del discernimiento se logra con empeño y decisión de que se va a lograrlo. Por otro, está comprender que quienes triunfan lo hacen por ese esfuerzo señalado. Contamos con los medios, el hecho es aprovecharlos para el fin elegido. Iniciativa y decisión.

La eficiencia nace de la aplicación de esa inteligencia con empeño y capacidad, que lo da la osadía de formarse y cumplir. La sumatoria, da el progreso.

Mientras que, esperando que los gobernantes sean quien nos empujen o escuchando a quienes sólo plantean pedir más para seguir igual, el final será similar al que ocurre en ciertos países que más vale no nombrar. Con el agregado que, no se tiene en cuenta que, al Estado lo mantenemos entre todos. Quienes están en el gobierno, dan los lineamientos generales y el apoyo necesario para ir adelante. Es el pueblo quien desarrolla el país y sustenta la nación.

El apoyo a la escuela y todos los institutos creados para el progreso con mejor formación, son una prioridad que no se debe ni puede detener, son el futuro.

La observancia de las medidas para contar con mayor seguridad, las tenemos que acompañar para alcanzar una mejor sociedad. La enseñanza obtenida de esta epidemia habla bien de la sanidad, de las medidas tomadas y de una mejora y eficacia en dicho terreno a continuar y mejorar.
Recordemos que la base de nuestra economía no se detuvo. Ella también necesita de apoyo y no continuar dejada de lado, ni despreciada, sino respaldada para continuar su crecimiento.

El momento que se vive, con un peso heredado de años complican, junto a la crisis sanitaria. Por lo tanto, se hace oportuno despertar y empujar el carro en lugar de subirse a él. Evitar frenar, apoyar para avanzar, los ejemplos de países que han sufrido guerras, nos muestran que sí se puede, si se quiere.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas