ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Orgullo y perjuicio


@|No se trata de un error de sintaxis acerca de la novela de Jane Austen “Orgullo y prejuicio”, sino de lo que ha estado ocurriendo entre políticos de nuestro país y la población en general. Para mejor explicación, transcribo sus respectivos significados: “La palabra perjuicio significa 'daño material, físico o moral', mientras que prejuicio significa 'juicio u opinión, generalmente negativo, que se forma inmotivadamente de antemano y sin el conocimiento necesario'”.

Entre nuestros políticos se actúa principalmente como bajo el título de la novela, es decir con impulsos negativos hacia las opiniones o actos de sus adversarios sin mayores conocimientos y razones valederas, salvo las de mantener agitadas sus banderas ideológicas y con el único propósito de aspirar a un triunfo electoral dentro de tres años y medio.

Qué recibimos a cambio los ciudadanos comunes: mensajes contradictorios de las más diversas fuentes que incluyen prensa, ciencia y dirigencia política, sindical y social. Todo ello con una exacerbación desmedida sobre las conductas y acciones a seguir en medio de la pandemia que asola a nuestro país, los países vecinos en mucha mayor dimensión y en general al mundo entero. Este es el perjuicio que estamos recibiendo y del que deberíamos rechazar invocando a que los actores políticos dejen su orgullo para el año de la campaña electoral y se dediquen a trabajar juntos en la superación de la pandemia con sus efectos sanitarios, económicos y sociales.

Dejar los casilleros preestablecidos de crítica al crecimiento de la pobreza como si su origen fuera causado por el gobierno actual y su manejo social de la pandemia, es de una absoluta carencia de autocrítica con respecto al despilfarro de la riqueza acumulada por el crecimiento de los precios internacionales de nuestros productos que ocurriera en los primeros diez años de las administraciones del FA.

Pedir que se tomen medidas por parte del gobierno para restringir la movilidad cuando dos tercios de los casos de Covid 19 tienen origen intrafamiliar, mientras que un importante dirigente frenteamplista amenazó con un tumulto si no prolongaban el plazo para la recolección de firmas contra la LUC, suena al menos como contradictorio.

Resulta evidente que nuestro país enfrenta una encrucijada entre lo sanitario y lo económico, que tendrá consecuencias de difícil solución para nuestra sociedad. Pensar que con “blindar abril” superaremos los números adversos en materia de contagios, internaciones en CTI y fallecimientos es bastante quimérico.

Las vacunas compradas a los chinos llegarán a mediados del mes próximo, lo que determina un mes de receso en la vacunación masiva, dado que las de Pfizer siguen llegando en partidas acotadas, por lo que hasta julio o agosto no podremos tener una inmunización de cierto volumen.

Aún así, los cuidados deberán mantenerse dado que las vacunas no matan al virus, el cual además podrá mutar y hacerse más contagioso y provocar nuevas olas epidémicas. Para peor, la situación en nuestros vecinos está lejos de estar controlada, lo que continuará afectando nuestra economía, con particular énfasis en el sector turismo.

Vemos además aquellos dirigentes del FA que un día hablan en los medios apoyando las medidas del gobierno y otro lo hacen con críticas. El intendente canario se quejó por el bajo número de vacunatorios en su departamento. Quizás cuando habla que tiene 30 municipios en su departamento, en forma expresa se olvida que la mayoría de su población está radicada en zonas aledañas a la capital y que muchos trabajan allí, por lo que muy probablemente ya se hayan vacunado en Montevideo. Tengo entendido que cuando se vacuna no se pide el domicilio, por lo que la medición departamental no es necesariamente ajustada a su población.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas