ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Un nuevo año


@|Se inicia 2022 con el desafío de enfrentar la nueva variante que conmociona al mundo, Ómicron.

La rapidez de su ataque y el aumento exponencial de los contagios ha dejado al descubierto ahora, sin ninguna duda, sin excusas, que más del 82% de los nuevos casos positivos de Covid son personas no vacunadas.

Esta vanidosa minoría, el 5% de los adultos, creyéndose iluminados por la luz de la verdad, ha pasado a constituirse hoy, en el peor enemigo de la sociedad.

El temido Ómicron quizás sea el último ataque de las diversas variantes del Covid-19, pero su fuerza dañina encuentra una barrera firme en los vacunados y un campo fértil para lastimar a los negacionistas que pregonan mitos y falaces historias sobre las vacunas.

El gobierno uruguayo, desde las primeras instancias, ha confiado en la “libertad responsable”; marcando un derrotero certero que lo ha llevado a merecer un reconocimiento mundial, ocupando primeros lugares en la efectividad del tratamiento a la pandemia. Y la inmensa mayoría así lo ha entendido; tomando la vacunación como un ineludible deber cívico, acompañando las recomendaciones del MSP.

Sin embargo, un núcleo duro de caprichosos personajes, buscando quién sabe qué réditos, no se vacunó y hoy son presas fáciles rápidamente atacables por Ómicron iniciando, por medio de estos negativistas, una nueva ola de peligrosos contagios.

El gobierno no los sancionará, la sociedad sí los repudiará y Ómicron lastimará directa e indirectamente.

Obnubilados en su caprichosa soberbia quedarán señalados los Salle, los Leicht, los Sciutto, los Vega y los Queimada . Y la sociedad tendrá memoria para no olvidar a estos rebeldes ciudadanos, quienes con su actitud propiciaron una 3ª ola exponencial de contagios; arriesgando meditadas decisiones de trabajo, esparcimiento y convivencia que un increíble Presidente, capitaneando un calificado conjunto ministerial, representantes de una democrática coalición de partidos, ha llevado a cabo en estos 2 difíciles y a la vez brillantes años de gobierno.

El MSP afrontará, sin desmayos, otro año de lucha durante el cual se seguirán vacunando ciudadanos omisos y menores de edad; seguramente Ómicron será vencido y las fuerzas vivas retomarán y superarán los niveles más optimistas de productividad.

Los radicales negacionistas verán frustrada su veleidosa prédica y pasarán al olvido público, pero la sociedad no los ignorará y sus nombres estarán presentes como un mal ejemplo de la tozudez humana, inexplicable.

Feliz año 2022 y sigamos confiando en un Presidente y un gobierno que quedará en nuestra mejor historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas