ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Nuevas cámaras


@|Sin dudas la actitud con que actúa la Intendencia de Montevideo respecto a lo que ahora se llama Movilidad (antes Tránsito) es mintiendo a los conductores y actuando con notoria malicia.

En la noche de ayer, escuché al Sr. Director de Movilidad que manifestó que las nuevas cámaras para detectar a los infractores de pagos de patente eran móviles y se habían instalado separadas de las ya existentes para detectar velocidad, a fin de no mezclar el aspecto del impuesto (patente) de las multas por velocidad y otras. Además, indicó que se instalarán más cámaras para detectar velocidades superiores a las permitidas.

Pues bien, yo le respondo al Sr. Director que lo primero es mentira, porque esa especie de apartheid que quiso manifestar no es así en el momento de los pagos. En efecto, si se tiene una multa no se puede pagar la patente sin pagar la multa, lo cual contradice la diferenciación que pretende el Sr. Director.

Respecto a lo segundo, la señalización de los radares es en algunos casos maliciosa. Para prueba, le recomiendo el radar de Avda. Rivera y María Espínola, donde el cartel indica la presencia de un radar y además contiene en el mismo fierro el de la velocidad permitida. El mismo está absolutamente tapado por un arbusto que desde ya le puedo asegurar que es muchísimo más viejo que el cartel. Sin embargo, en el tramo entre Avda. Gral. Paz y María Espínola, hay 13 carteles de prohibido estacionar.
PD: malicia, acción con la cual se pretende engañar a alguien con el propósito de obtener ventajas (en este caso multas).

En lo que me es personal en ese radar me multaron y solicité por escrito el reclamo y se me respondió que había pasado el plazo de diez días para reclamar desde la notificación (la cual nunca vi); siendo que presenté pruebas de que en la página de infracciones de la IMM mi vehículo figuraba como sin sanciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas