ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Nuestro futuro


@| Hace muchísimo tiempo, cuando las hembras y los machos de nuestros antecesores humanos poblaban la faz de la tierra, necesitaron sustentarse y sobrevivir. Solos o en grupos debieron cobijarse; procurar sus alimentos; defenderse de agresores y depredadores. En algún momento descubrieron que juntándose tenían más posibilidades, pero también que debían establecerse y repartir funciones y roles: dirigir, cazar, administrar, preparar alimentos, y repeler enemigos. Con la procreación, la organización social establecida obligó a las hembras a gestar, parir, criar a sus descendientes, cuidar el fuego y preparar los alimentos.

Cuando aparecieron otras fuentes de sustento y cobijo y nuevas designaciones como “femenino” y “masculino”, también debieron reconsiderar las funciones y los roles. Hoy hombres y mujeres pueden y deben tener similares oportunidades y responsabilidades si quieren vivir en una sociedad democrática y pluralista. Los que antes eran jefes de tribu por sus aptitudes, pasaron a ser titulares de presidencias y reinados digitados por elecciones o mandatos. La recolección, la caza y la pesca pasó a pequeñas y grandes superficies de producción y venta.

Cada vez más las especializaciones y tecnologías ganan terreno. Dentro de poco la cibernética, la inteligencia artificial, la realidad virtual, las impresoras 3 D y los robots obligarán a repensar los roles y funciones de los seres humanos. Pero nosotros seguiremos, una vez más, corriendo de atrás. Preocupados por el lenguaje inclusivo, los derechos humanos de asesinos y violadores, el voto de los que emigraron, etc.

Una vez más nos insertaremos en falsas oposiciones e ignoraremos la diferencia entre lo urgente y lo importante, lo necesario y lo imprescindible. Otra vez, determinados políticos, emulando los teros, nos graznarán para que no sepamos dónde está el nido de sus narcisistas intenciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas