ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Museos locales


@| Desde chico siempre fui afecto a visitar de la mano de mi padre o de un abuelo, los museos de Montevideo, como también del interior.

Con el tiempo aprendí el alto valor didáctico que pueden ofrecer estos espacios que conservan vestigios de nuestra historia.

Hay museos que son más visitados que otros, dependiendo de lo que se puede ver, como también de lo atractivo que signifique ir a recorrer dicho espacio, por ejemplo el Museo Blanes, con su jardín japonés.

Salvo determinadas excepciones, los museos son visitados en el Día del Patrimonio y en la Noche de los Museos, y el resto del año casi no reciben visitas.

Esta es una realidad que se puede revertir; por lo pronto escuelas y colegios privados organizan visitas con sus alumnos, lo cual es una buena cosa que sirve como extensión de su formación curricular.

Ahora bien, muchas veces la distancia suele ser una suerte de “obstáculo” para trasladarse a ver alguna exposición, como también que tipo de muestra se está ofreciendo.

Creo que una idea que se puede desarrollar a futuro es crear “museos locales”, es decir museos que puedan estar instalados en los barrios, quizás en alguna casa que sea representativa de la zona, y que haya sido habitada por algún referente local.

Muchas familias conservan objetos antiguos, que a la larga terminan en remates o en ferias, y que se les puede dar un lugar de preponderancia como recuerdo histórico.

El conocimiento que tienen las actuales generaciones de cómo se vivía en otras épocas, es casi nulo, y podemos hablar de un pasado reciente, y mucho menos esperar que sepan sobre costumbres del siglo 20, por ejemplo.

En el caso de Montevideo existen fincas que bien pueden tener un “uso productivo”, sea como mueso local, sea como centro de actividades culturales (ambas situaciones se pueden unir en un solo espacio), y generar un centro de desarrollo local, generando sustentabilidad zonal.

Creo que esto se puede trasladar a ciudades del interior; me permito citar como ejemplo la casa natal de Wilson Ferreira en Batlle y Ordóñez, hoy en estado ruinoso, pero que pronto veremos recuperada para servir precisamente como museo y espacio para actividades culturales.

Entiendo que esta idea bien puede servir para generar la curiosidad del ciudadano común de “investigar” y “conocer” mejor sobre nuestro pasado y costumbres; para mucha gente será volver a buenos recuerdos de su infancia y de otras épocas.

Para finalizar propongo, además, involucrar a liceos y escuelas en este proyecto, ya que sin duda son centros fundamentales en el desarrollo de las comunidades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas