ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La muerte social


@|“La vida de verdad está ahí, fuera de casa, en el mundo”. La oración de arriba la escribió una bloguera anónima que comentaba su nueva vida, confinada, después de cinco meses de haberse decretado el estado de alarma por la pandemia en Brasil.

Está claro que la frase es un reproche a este vivir alejados, distanciados socialmente, en un país que tiene hábitos culturales bastante gregarios. “Era usanza” el asado de fin de semana, el partido de fútbol entre amigos, las reuniones en las terrazas de los bares, la concurrencia a la iglesia.

Muchos psicólogos y psiquiatras advierten que esta situación de aislamiento social trae consecuencias nefastas para nuestra salud mental y general.

No somos como el lobo estepario, que puede vivir en soledad meses, y que se asocia a una manada cuando necesita aparearse. Por lo contrario, los humanos necesitamos uno del otro, porque así vivimos durante millones de años en las florestas del mundo.

Entonces, los mamíferos carnívoros estaban al acecho y la unión entre las personas era la mejor defensa contra los peligros presentes en la naturaleza.

Compartir una comida, una conversación, una diversión nos pone en interacción, y esta es la mejor forma que hemos tenido siempre para la integración social.

Al perder la interacción, el riesgo, la consecuencia es la deshumanización, que ya venía pasando. Al estar menos juntos estaremos experimentando la muerte social.

Por lo tanto, debemos buscar una solución a la deshumanización, por el bien de nuestra salud mental.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas