ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Montevideo necesita un Metro


@|Todos los días, en las primeras horas de la mañana, miles de autos circulan por las principales vías de acceso al Centro y a la Ciudad Vieja. La gran mayoría de esos coches son de un solo conductor que acude a su trabajo. El tránsito se hace denso, lento y pesado. 

Al cabo de poco tiempo se agotan los lugares de estacionamiento y la rambla queda tapizada de vehículos que brillan al sol, durante toda la jornada laboral. 

Si se analiza brevemente la ecuación económica en el contexto social global se concluye rápidamente que no puede ser que día tras día se consuma tanto combustible y se desgaste tanto vehículo, por la razón que al ciudadano no se le ofrece una alternativa de transporte público ágil, higiénico, puntual y predecible. Es así, el ciudadano, en su libre elección, prefiere recurrir a su coche particular, aunque deba transitar recorridos penosos y luchar luego por un sitio de estacionamiento. 

Como seguramente le ocurre a todo uruguayo que viaja y aprecia otras realidades, inmediatamente compara el servicio que le ofrecen con lo que tiene en su ciudad. El balance es claramente desfavorable, pero la resignación, cualidad muy propia de nuestra idiosincrasia, al final termina postergando las soluciones. 

Como ejemplo acertado, las ciudades europeas gozan de una densa red integrada de transporte urbano, compuesta de subterráneo, ómnibus, tranvías y trenes de cercanías o trenes rápidos para comunicar al área metropolitana con el centro. La unión tarifaria, que es la base de coordinación del sistema, permite que el ciudadano se desplace prácticamente de un punto a otro de la ciudad, abonando un solo boleto, combinando todos los medios de transporte que requiera para llegar a su destino. 

¿Cómo sería la solución para Montevideo, si imagináramos un sistema similar? En primer lugar tendríamos una troncal subterránea por la calle Rincón y la Avda. 18 de Julio, desde el Puerto de Montevideo hasta la Terminal de Tres Cruces. Luego, en Tres Cruces se bifurcarían dos ramales subterráneos (parcialmente), uno por la Avda. 8 de Octubre hasta Punta de Rieles y otro por Avda. Italia hasta el Aeropuerto y al Nuevo Estadio de Fútbol. A este sistema básico se le agregaría después otro ramal subterráneo por Avda. del Libertador y Agraciada hasta el Paso Molino y finalmente un circuito de tranvías de enlace por el Barrio Sur, Puntas Carretas y Pocitos, efectuando un cierre de mallas con la red subterránea.
Al sistema urbano se incorporaría posteriormente el tantas veces reclamado Tren de la Costa (como tren de cercanías), que transportaría los pasajeros desde la Ciudad de la Costa por la Avda. Giannattasio, ya que el ordenamiento territorial de esta ciudad, como “ciudad lineal”, favorece ampliamente este medio de transporte masivo y ágil. 

Las compañías de ómnibus hoy existentes, asociadas al sistema, completarían la red con vehículos de menores dimensiones, favoreciendo aún más la penetración a los diversos barrios de la capital, evitando las aglomeraciones en el centro de la ciudad y las consecuentes contaminaciones ambientales. 

Por lo expresado, es necesario empezar a estudiar seriamente el problema del transporte urbano. Los avances tecnológicos actuales nos permitirían aprovechar las ventajas de muchos años de experiencia europeos, en particular la aplicación de modernos métodos constructivos, el empleo de trenes y tranvías más livianos y más ágiles, el desarrollo de los controles y automatismos electrónicos e informáticos, etc. 

Debemos también descartar el manido argumento de que el subsuelo rocoso de Montevideo (que lo es pero no tanto) no permite construir un subterráneo. Hoy, a las modernas tuneladoras no hay terreno que se les resista.  

Por supuesto que el planteamiento no supone construir toda la red de una vez, ni aún los países ricos como Alemania lo han hecho, pero lo imperioso es empezar. Munich, similar a Montevideo en extensión y población, empezó con los Juegos Olímpicos de 1972 y aún hoy 45 años después, el sistema continúa ampliándose.  

Montevideo y los montevideanos lo necesitan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas